domingo, 12 de diciembre de 2010

Un político que huele a Santidad


Debe “estar dispuesto a escuchar la voz de Dios que resuena en el desierto del mundo a través de las Sagradas Escrituras” (Benedicto XVI. La fe se ilumina con la Palabra divina. La Grey Zuliana pág. 2).
Un político – lo quisiera escribir siempre con mayúscula – se hace, diría, más bien, se tiempla como el acero.
Sufrirá avatares y partiendo de su condición de hombre o mujer dirá, más de una vez, “Dios mío, no desistas hasta encontrar la forma que deseas de mí…” (COELHO, Paulo. Como templar el acero. Alquimia. El Nacional 12-12-10).
Nelson Mandela, un Político que huele a Santidad, ha debido orar, meditar, reflexionar, reconsiderar, muchas veces, en su larguísimo cautiverio carcelario, en esa dirección. Se ha debido preguntar ¿Qué quieres de mí? ¿Por qué cometí tantos errores? ¿Por qué me dejé llevar por el odio así tuviera razón? ¿Por qué no era capaz de perdonar? ¿Por qué no pude entablar el diálogo con los enemigos? ¿Por qué no fui capaz de atraerles y tenerles cerca? ¿Qué puedo hacer para perdonar a los blancos? ¿Cómo puedo unir a mis hermanos? ¿Qué sueño puedo tener para hacerlo común en Sudáfrica, mi sufrido país?
Esas han debidos ser algunas de las interrogantes - reflexiones o conversaciones con Dios o consigo mismo, que ha debido tener en esos 27 años de presidio, el patriarca sudafricano.
Dios tiene sus procederes y sus caminos que sólo Él conoce. El sabe elegir a sus criaturas para confiarles una misión. ¿Resultaría temerario pensar que en Mandela actuó Dios?
Pienso que no.
Razón tiene Ángel Lombardi cuando, afirma, que, Mandela es, junto a Gandhi y Martin Luther King, “…una especie de santidad laica por sus luchas, valor e integridad”
Mandela no quiere ser sacralizado; pero, a mi criterio, es un Político que huele a Santidad.
Hay quienes piensan que los grandes hombres y mujeres de la humanidad – incluidos en un lugar privilegiado los santos – no cometieron errores ni pecaron durante sus vidas. No están en lo cierto.
Fueron pecadores y cometieron errores, y la fortaleza de ellos radicó en reconocerse como tales y aceptar sus debilidades y limitaciones. Seguro estoy que la batalla más difícil que sostuvieron fue con ellos mismos, cuando, después de venir de derrotas, lucharon para ser “diferentes y mejores” (LOMBARDI, Humano, demasiado humano. La Grey Zuliana. Pág. 5).
Un Político que huela a Santidad, que siendo católico, tenga por reto al actuar en política, el hacerlo como católico y discípulo de Jesús (PIERRE, Cristophe Mons. La Grey Zuliana pág. 2) requiere la humanidad. Que, en una concepción holística, sea capaz de amar a Dios por encima de todas las cosas y al prójimo como a sí mismo. Urge.

lunes, 6 de diciembre de 2010

El recuerdo de la Navidad y sus enseñanzas


“… si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo estruendoso” (1 Co 13, 1).
Hay quienes afirman: “al pasado, písalo”. “Miremos sólo el presente y pa´lante”, agregan.
Recuerdo que, a una persona, muy destacada en la sociedad marabina, que me ha dicho varias veces que es mi amigo, cierto día le traté de recordar a su padre y ¡caramba! casi que recibí un regaño de su parte… “si quieres mi amistad, no me hables del pasado…”, me espetó.
Le estaba tratando de hablar de su padre, un hombre progresista y empresario exitoso, que le dio oportunidades para ser alguien en la vida y que supo aprovecharlas. He allí su mérito.
El pasado hay que verlo para no volver a incurrir en errores y pecados. Es la conducta que, individualmente o como personas, o como pueblo, debemos asumir. En esto, la historia, ciencia y maestra de la vida, nos enseña mucho.
El pasado nos trae a la mente recuerdos alegres y tristes. La Navidad y sus días son proclives a estos estados de ánimo. Negarlo, sería incurrir en insinceridad.
Lo que yo no comparto es anclarse en el pasado. Es enfermedad. Y como rechazo esta conducta humana, digo: “al pasado, písalo”. Vive el presente con alegría.
La Navidad está precedida del Adviento.
El Adviento es el inicio del Año Litúrgico. Es tiempo de conversión, de transformación de vida, de dejar viejos comportamientos, de preparación para vivir la esperanza, representada en la celebración del Misterio de la Encarnación de Dios-hombre, del Niño Jesús, que está próximo a nacer.
Nada impide recordar, siempre que sea para vivir (recordar es vivir cuando se ama) y para tratar, partiendo de esos recuerdos, de invitar a estilos de vida fundados en valores.
¿Qué recuerdo de la Navidad de mi niñez, adolescencia y de un poco más allá?
Que eran días de alegría, mucha alegría y de mucho, mucho, compartir. En esto último, había que ver como desfilaban los platos y se intercambiaban de casas en casa.
En cada hogar, que visitaba, encontraba música (gaitas, villancicos, no faltaba Billo´s…), conjuntos gaiteros, comidas – hallacas, pan de jamón, majarete, dulce de lechosa con manjar, caldo de gallina, etc. -. Que conste que, eso lo viví, en la urbanización donde nací, para más señas, en la urbanización Urdaneta. El pesebre no faltaba nunca.
Yo salía, a pie, de casa en casa, por las calles, a saludar, los días 23, 24, 25, 31 y 1 de enero. El feliz año era todo un acontecimiento de afecto. Se disfrutaba sanamente todo diciembre, el más bonito de los meses. Jóvenes, llegamos a tener un conjunto gaitero, cuando el boom de la gaita a inicios de los sesenta del siglo XX.
Todos nos saludábamos.
Ese ambiente navideño, pletórico de alegría, lo viví más allá de la adolescencia, incluso, muchos años después de casado. Yo contraje nupcias con Lérida los días 26 y 27 de diciembre de 1970. Estamos próximos a cumplir 40 años de feliz unión conyugal.
¿A qué invita ese ambiente navideño del recuerdo?
Al retorno pleno de la alegría.
No voy a ser radical, diciendo que no hay alegría en la Navidad actual; pero, créanme no hay comparación. Y que conste expresamente, que no comulgo con aquello de que todo pasado fue mejor.
Al regreso del mucho compartir. Es un valor solidario y de amor al prójimo.
Volver a la seguridad en las calles que, permita, nuevamente, andar a pie, en Navidad, saludando a todos, y que podamos hacerlo todos los días. ¿Sueño?
Pues bien, quiero soñar en una Venezuela de paz y de bienestar para todos.
Que la gente sepa que la paz verdadera la conseguimos sólo en Dios y en los bienes eternos.
Nos invita a ir a la Iglesia. A asistir a las misas de Adviento, de Aguinaldo y de Navidad para celebrar la venida del Niño Jesús: nuestro Salvador.
Saludo a La Grey Zuliana. Auguro para todos, feliz Navidad y un próspero Año Nuevo. Como dice el apóstol Pablo: “nada de comilonas ni de borracheras” (Rom 13, 13).
Disfruten sanamente estos días. Compartan mucho. Es una manera de agradar a Dios.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

OCCI - Orientacion Cristiana y Ciudadana Diciembre 2010

“Me esfuerzo por tener constantemente una conciencia limpia ante Dios y ante los Hombres” Pablo (Hechos 24, 16).
Editorial. Finaliza el año con la llegada del mes de diciembre: el mes de la alegría.
Diciembre nos invita a prepararnos para celebrar el nacimiento del Niño Jesús: Nuestro Salvador.
Es una fiesta, la de la Navidad, para la salvación, la reconciliación y el perdón. Nos insta a compartir con los necesitados para que nadie quede excluido de esa bella fiesta.

El Adviento nos indica el camino. Celebraremos las tradicionales y populares misas de Aguinaldos por los hermanos, las familias, los matrimonios, los padres, las madres, los niños y por el nacimiento del Niño en Belén.
El 25 de diciembre es el día de la Natividad del Señor.

40 años. Permítanme compartir con ustedes mi alegría. Mi esposa, Lérida, la del humor permanente, y yo, tu amigo Rafael Inciarte Bracho, estaremos celebrando, si Dios quiere, 40 años de casados.
Nuestra feliz unión, produjo cuatro hijos, y seis nietos, por ahora. Ellos, junto a familiares y allegados, estarán presentes en la Santa Eucaristía del 26 de diciembre, cuando estaremos llegando a esos primeros cuarenta años. ¡Gracias a Dios!

20 de diciembre. El hecho de esta fecha, que jamás olvidaré, fue cuando nació “la mujer biónica”, como la llamó el partero, Dr. Alfredo Pérez Amado, por las dificultades de su nacimiento. Se trata de nuestra hija, María Alejandra. Feliz cumpleaños para ella.

La fuerza de la Navidad. La Navidad es tan poderosa que es capaz de lograr treguas en conflictos graves armados. Que, en estos días navideños, cese la diatriba en nuestro país y sean proclives para la paz.

Nuestros hogares. Las casas nuestras que sean casas de oración. Que oremos sin cesar por la paz del mundo y por la paz de Venezuela. Oremos porque haya paz, pan y justicia para todos.

Recomendación. El apóstol Pablo dice: “Nada de comilonas ni borracheras” (Rom 13, 13).
Coman con moderación. Disfruten de las bebidas y no que ellas disfruten de ustedes.

Para ser mejores. Leyendo, estudiando e internalizando la Biblia y la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, serán mejores cristianos y ciudadanos.

Humor con Lérida de Inciarte. ¿Sabes cuál es el letrero más leído en Navidad? - No incluye baterías.

No dejen de asistir a las misas de Aguinaldo. Asiste a misa, la Santa Eucaristía, cada domingo – y todos los días, si puedes – y ora mucho por Venezuela y por el mundo entero.

Cuídense mucho.

Felices Pascuas y Próspero año nuevo, 2011. ¡Feliz Año!

OCCI reaparecerá el 1 de febrero de 2011.

domingo, 28 de noviembre de 2010

La protección de la mujer contra la violencia

La grandeza no está en ser importante si no en ser útil.
El lunes 22 de noviembre, del año que finaliza, asistí a una reunión sobre la sensibilidad y acciones ante la Violencia basada en el Género.
Dicha reunión se efectuó en el Hospital de Especialidades Pediátricas de esta ciudad de Maracaibo que, donde se encuentra ubicado – barrio de extrema marginalidad – constituye un oasis en ambiente y organización.
Fui en representación de la UNICA.
Debo decir cómo se produjo esa representación.
El sacerdote Luis Emiro Arrieta, párroco de la Iglesia del Carmen, muy querido y apreciado por su sensibilidad social y religiosa – amén de su fina inteligencia – me llamó y me informó que si quería participar en un taller sobre la violencia contra la mujer y yo le dije que si, dándole el número de mi cédula de identidad. Hay honores que no se solicitan pero que tampoco se renuncian.
Pues bien, el acto fue organizado por UNHCR – ACNUR, organismos de las Naciones Unidas que protegen a los refugiados y refugiadas en el mundo, y que en los últimos años el ACNUR ha desarrollado programas especiales para garantizar el acceso de las mujeres a la protección legal.
La coordinación estuvo a cargo de Liliana de Casanova, y contó con la presencia de distinguidos expertos en estos delicados y actuales asuntos. Habiéndose producido las presentaciones de rigor, cada uno de los asistentes, expuso algunas ideas sobre el tema.
La violencia embarga a la población mundial y nuestro país no constituye la excepción. Es una violencia que requiere de atención psicológica, psiquiátrica, en pocas palabras, de actuación multidisciplinaria. Diría que el asunto compete a todos, sin excepción, porque, nadie puede sentirse no afectado por este flagelo de la violencia.
Los niños merecen especial atención. A ellos hay que enseñarles a decirle a los mayores que pelean “abuelo no se discute, se habla”
Tanto periodistas, como abogados, relacionistas públicos, medios de comunicación social, políticos, autoridades, sector público como privado, la entera sociedad, deben involucrarse a fondo en conocer todo lo que implica la violencia sexual basada en género. Saber utilizar los términos de estos casos, por parte de periodistas y policías, para que no se divulguen las consecuencias de un mal empleo de los mismos.
Yo pienso que no somos pocos los que accedemos a Internet. Deberíamos aprovecharlo para, motu proprio, emprender campañas largas e interminables en contra de la violencia contra la mujer, en fin, en contra del ser humano. Es una manera de construir la paz como lo hacen organismos internacionales como los ya mencionados. Es tarea de encomio por la nobleza de sus fines. Actuemos en consecuencia.

domingo, 14 de noviembre de 2010

El socialismo fracasó y seguirá fracasando

Es una “tragedia” que en Europa exista la convicción de que Dios es el antagonista del hombre y el enemigo de su libertad. Benedicto XVI en España.
De Dios “desciende todo don excelente y toda donación perfecta” (St 1,17)
Ese don, el más preciado, es el de la libertad, al crearnos a su imagen y semejanza; libertad, a la cual, Él, le puso sus limitantes en aras de que el hombre guarde y cultive el jardín que le dio para satisfacer sus necesidades y contribuyera a hacerlo con las de los demás. Que al producir riquezas, éstas estén al servicio del bien común.
Sabio, como es Dios, le confirió esa libertad por su conocimiento de que la persona prevalece en libertad.
El mal del socialismo es de carácter antropológico, lo afirma Juan Pablo II, en su Encíclica Centesimus annus. ¿Por qué? Porque ha pretendido siempre hacer depender al hombre del Estado o de la voluntad del caudillo, y en ese afán le ha llevado a catástrofes, como la de la URSS – hoy extinta – y la de Cuba.
El hombre necesita de la libertad para desarrollar iniciativas económicas, sociales, culturales y políticas. Requiere de la libertad de pensamiento, de libre expresión de éste, y de libertad religiosa.
Para el desarrollo de la libertad o libertades, hay que fortalecer la libre asociación, la protesta pacífica, los partidos políticos, los sindicatos, los gremios profesionales, las cámaras empresariales, las empresas, entre otras expresiones de la sociedad civil.
El hombre debe defender siempre su dignidad. A él le compete, cueste lo que le cueste.
El socialismo o el comunismo, o la llamada dictadura del proletariado, pretende, a través de falsas ilusiones, llevar al hombre a la esclavitud.
Esas falsas ilusiones se sintetizan en una: quitarle al trabajador sus derechos laborales, su seguridad social, su bienestar económico, haciéndole creer que él es protagonista de su destino o actor de éste.
La Encíclica Centesimus annus fue publicada en homenaje a la de León XIII, la Rerum novarum.
La Rerum novarum se opone a la estatalización de los medios de producción, que reduce a todo ciudadano a una pieza en el engranaje de la máquina estatal.
“Al Estado le corresponde determinar el marco jurídico dentro del cual se desarrollan las relaciones económicas y salvaguardar así las condiciones fundamentales de una economía libre, que presupone una cierta igualdad entre las partes, no sea que una de ellas supere talmente en poder a la otra que la pueda reducir prácticamente a la esclavitud” (Rerum novarum 121- 125) Hay que manifestar pacíficamente y protestar en contra de todo lo que conlleve a la esclavitud del hombre. Nada de violencia ni de odio, sino búsqueda de la justicia y de la paz que, cuando se besan, hacen reinar la felicidad de todos. Luchemos por ellas.

lunes, 8 de noviembre de 2010

SER y tener

“Por el amor a Cristo he renunciado a todo, y todo lo considero como basura, con tal de ganar a Cristo” (Fil 3, 3-8)
“Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y mujer los creó” (Gén 1,27). Y le dio el jardín del Edén, “para que lo guardara y lo cultivara” (Gén 2, 15); pero le impuso un deber u obligación: someterse a la voluntad de Dios.
Puede apreciarse que, desde la Creación, el hombre disfruta de libertad, pero condicionada al cumplimiento de la voluntad divina.
¿Dónde se expresa esa limitante para el hombre?
Cuando Dios le dice “puedes comer de todos los árboles del jardín; pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comas, porque el día en que comas de él, quedarás sujeto a la muerte” (Gén 2, 17).
El hombre tiene un deber: trabajar para tener, y en eso consiste el cultivo del jardín, que es la tierra; pero debe cuidarla y por eso el Señor Dios le ordena que guarde el jardín. Hoy ante el cambio climático y las reacciones de la naturaleza, como pesan en la conciencia del hombre esas palabras del Señor.
Los gobiernos deben crear empleos y un ambiente propicio para que el hombre y la mujer puedan tener iniciativas y poder trabajar en libertad. Actuarían en sintonía con las palabras de Dios al momento de la Creación.
El “tener” no puede convertirse en un culto o en una idolatría. Al hacerlo, el hombre descuida al “ser” y el desastre se produce casi que de inmediato. El alejarse de Dios tiene sus consecuencias.
Al que actúe de esa manera, sólo le preocupa acumular cosas y dinero, para consumir de manera patológica y enfermiza. El “tener” es para crecer espiritualmente, moralmente y acorde con Cristo. Es para no ser indiferente e insensible para con el que tiene poco o nada.
Estoy seguro que, la injusta distribución de la riqueza en el mundo, es lo que origina un superdesarrollo y subdesarrollo que rechazo. Hay quienes afirman, entre ellos, Anselm Grün, que “sólo podrá haber paz mundial en el futuro si se logra un equilibrio justo de los bienes. Sólo si estamos dispuestos a compartir los bienes unos con otros, será posible la paz en nuestro país y en el mundo entero” (GRÜN, Anselm. El libro de los valores. Págs. 127 y s.)
En países desarrollados y subdesarrollados se da la más grave de la injusticias del mundo actual, que unos pocos tengan mucho y muchos tengan poco, Domina en esos pocos la avaricia que es la forma más evidente de un subdesarrollo moral (Juan Pablo II).
Se condena la acumulación de riqueza que entraña el despojo de otros. El Eclesiastés hace la crítica sistemática del afán de riquezas y Proverbios 30, 7 – 9 pone el ideal en el centro entre riqueza y pobreza.
Los totalitarismos más terribles como el comunismo-socialismo, nazismo y fascismo, encuentran su caldo de cultivo, su abono, en sociedades de injusta distribución de la riqueza.Termino, recomendando la lectura, estudio e internalización de la Encíclica Sollicitudo rei socialis de Juan Pablo II. En ella se condena la ciega sumisión al consumismo, forma de materialismo craso. Tiene vigencia.

lunes, 1 de noviembre de 2010

OCCI - Orientacion Cristiana y Ciudadana Noviembre 2010

“Me esfuerzo por tener constantemente una conciencia limpia ante Dios y ante los Hombres” Pablo (Hechos 24, 16).


Editorial. Para nosotros los zulianos, el mes de noviembre es de fe y alegría porque se celebra el Día de la Chinita.
Es de fe cristiana, de amor a la Virgen María, que apareció en una tablita en el Lago de Maracaibo. El 18 de noviembre la religiosidad popular es grande. El pueblo acude a la Basílica y durante una semana celebra la Feria de la Chinita. Gaitas, el amanecer, el tradicional juego de béisbol – en honor a Luis Aparicio, ese día subió al profesional de las manos de su padre, el grande de Maracaibo -, exposiciones, etc., son algunas manifestaciones de esos festivos días.
A todos les pido que se cuiden y que disfruten sana y cristianamente esos días.


Del amor. Pablo afirma del amor lo siguiente: El amor es paciente, servicial y sin envidia. El amor no se deja llevar por la ira, sino que olvida las ofensas y perdona. El amor disculpa todo: todo lo cree, todo lo espera y todo lo soporta. El amor nunca pasará.


Ciudadanía. Propongo el diálogo permanente a todos los sectores de la vida regional y nacional para que juntos sigamos construyendo la Gran Unidad Nacional y la reconciliación entre todos los venezolanos. Sería una estupidez e insensatez – por no decir irresponsabilidad – no hacerlo. Venezuela lo requiere para la paz y la justicia, sinónimos de bienestar y progreso.


Del sabio Einstein. “No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura”.


El Bien. Dice Erich Kästner que “no hay más bien que el que se hace”. Para Jesucristo todos los días son para hacer el bien, de allí que afirma que el sábado no es
sólo para el descanso – entiéndase el domingo – sino para curar también (Lc 14, 1 – 6).


Dar gracias siempre. A Dios no hay que pedirle sino darle gracias por todo. A las personas agradecidas fluye la vida. El agradecimiento mantiene el fluir de la vida.


Sonríe. Recuerda que debes sacar de ti una dulce sonrisa. La Madre teresa decía a sus hermanas: “Una sonrisa es el principio del amor. Sean amables y misericordiosas. Hagan que quien se acerque a ustedes se sienta mejor y más feliz al marcharse”.


Humor con Lérida Molero de Inciarte. ¡AY MAMA! No sé si casarme con el contador o con el militar, le dice una joven muy confundida a su Madre.
- No lo pienses más, hija. Cásate con el militar. Saben cocinar, tender la cama y recibir órdenes.

Recuerda que el voto es tu arma para sacar adelante a Venezuela. No lo olvides nunca.


Asiste a misa, la Santa Eucaristía, cada domingo – y todos los días, si puedes – y ora mucho por Venezuela y por el mundo entero.

lunes, 25 de octubre de 2010

Los resultados del 26-S y sus perspectivas

Pasado el 26-S. Conocidos los resultados, se impone decirle a sus actores, tanto chavismo como a la oposición – la Mesa de la Unida democrática, principalmente – que hay que tejer, con hilo grueso, la Gran Unidad Nacional. El país lo planteó con sus votos y con su abstención ese domingo jubiloso, en clima de paz y tranquilidad, que sólo se vio turbado con el retraso sospechoso del CNE para dar los resultados.
Me propongo en estas notas sostener lo siguiente.
A nadie debe constituir motivo de triunfalismo su victoria. Al contrario, no debe ninguno de los actores subestimar a otros.
Se deben aprovechar, estos días post electorales, para tender puentes para lograr la Unidad Nacional y la reconciliación entre todos los Venezolanos, en un clima de diálogo y de respeto mutuos. La próxima Asamblea Nacional es plural, propicia para ese ambiente.
Tanto en el chavismo, como en la oposición, hay políticos ponderados, equilibrados y serios que deben estar pensando y actuando, desde ya, en esa dirección. No significa de parte de ninguno, dejación de principios ni de posiciones partidistas.
La arrogancia donde se encuentre no es buena consejera.
A la bancada oficialista le conviene dialogar con todos los venezolanos. Es falso que la oposición sea toda de pitiyanquis, apátridas, escuálidos, ricos, golpistas y oligarcas; ni siquiera en número importante.
José Vicente Rangel dice que tal caracterización es “deplorable” (El laberinto electoral. Panorama. Maracaibo, 11 de octubre de 2010), en un mensaje que no es a García.
La oposición debe dialogar con esa bancada. No asumir sino una postura: la de procurar la Unidad Nacional con un proyecto país viable, realista y realizable, aceptando lo positivo que haya en beneficio del pueblo.
Venezuela está poniendo un límite de confianza a los políticos y gobernantes de uno y otro sector. No quiere llegar a manifestar con una inmensa pancarta que diga “políticos traidores”, como la que, a través de la tv, viera en la manifestación que paralizó, recientemente, a Madrid. Quiere gobernantes que le cumplan. Quiere a políticos y gobernantes que honren su palabra como, hiciera, el presidente Piñera, ante los mineros y pueblo chilenos, y ante el mundo.

lunes, 18 de octubre de 2010

La afirmación venezolana

Cuando escucho a jóvenes diciendo “me voy de Venezuela porque aquí no se puede vivir” y además se autodestruyen hablando mal de ellos mismos, me hacen recordar, una vieja, pero vigente obra, que lleva por título Lo afirmativo venezolano. Creo que, su autor, es Augusto Mijares, que recomiendo leer.
Pues bien, les recuerdo a quienes piensan y actúan de esa negativa manera, que nosotros tenemos muchas cosas positivas. Una, que somos capaces de reír, no obstante las dificultades del presente, de nosotros mismos… Hay que leer la cantidad de chistes que circulan por la red. La risa, el humor, es positivo. Es un valor. Es afirmativo venezolano.
Andrés Bello se fue de Venezuela y resulta que se destacó en Inglaterra, y luego en Chile. En este país, germinó, y la institucionalidad de ese país se debe a este universal e insigne venezolano. A Bello sólo le faltó ser presidente de ese gran país. No quiso serlo. Es un afirmativo venezolano.
Por cierto, cuando Pinochet, interrumpe por diecisiete años el Estado de Derecho, que tuvo a Andrés Bello como su forjador – no debe perderse de vista que nuestro compatriota era un gran jurista – y Chile inicia su transición hacia la democracia y la libertad – de la que hoy disfruta – Venezuela jugó un papel decisivo, con su ejemplo, para el éxito de esa transición.
Y no sólo Chile, también la democracia venezolana sirvió de modelo para la transición de Franco hacia la libertad. Felipe González debió, en buena medida, su formación política a líderes de la talla de Rómulo Betancourt. Y nadie puede desconocer que González fue un gran gobernante en España. Otro afirmativo venezolano.
Y es que podemos ignorar la pléyade de venezolanos, encabezados por Bolívar, que llevaron libertad a toda la América Latina y formaron Repúblicas, como Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Panamá y Venezuela. Simón Bolívar irradió su obra para el mundo. Es otro afirmativo venezolano.
Hoy vemos a los venezolanos en cualquier escenario mundial destacándose en la música, en el arte, en las ciencias, en los deportes… Es que podemos obviar, al Maestro Abreu y su Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles. Es que podemos dejar de sentirnos orgullosos de Dudamel y de todos esos músicos que, por concurso, han ganado plazas en sinfónicas de Paris, de EE.UU, etc. Es otro afirmativo venezolano.
La inmensa mayoría de los jóvenes y de los venezolanos en general, viven y luchan en Venezuela. Hoy están diciéndole al mundo que, nuevamente, nuestra Patria, va a salir – está saliendo entre aparentes penumbras – en Gran Unidad Nacional y en clima de Reconciliación entre todos, victoriosa. La democracia, la libertad, el Estado de Derecho, con sus propias características, es desde ya, otro afirmativo venezolano.
Afirmar a Venezuela es sentirnos henchidos de orgullo al sabernos nacidos en este país: el más bello del mundo. Viva Venezuela.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Posición de ciudadano por la Unidad y la Paz

Quiero expresar que soy un hombre cristiano católico convencido y comprometido; pero soy ciudadano que cree que todo cristiano debe tener una posición en lo político, ya que, no hacerlo así, se cojea como tal.
Pues bien, pienso que, a Venezuela le conviene transitar el difícil camino de la consecución de la Gran Unidad Nacional y de la Reconciliación entre todos los venezolanos.
Hay que tejerla diariamente, aportando en esa dirección, aunque sea un pequeño granito de arena. Hay que construir la paz, porque de ésta depende el progreso y bienestar de todos.
Esta lucha por la Unidad Nacional, es tarea de todos los venezolanos. No sólo de la Mesa de la Unidad Democrática; ésta, que viene conduciendose bien, debe elaborar - si no la tiene - una agenda clara y sencilla de lo que quiere Venezuela. Dotar de contenido a la Unidad para que impulse la actuación de los venezolanos.
En esa elaboración, pueden participar sectores y personalidades de los mal e injustamente llamados ¨ni ni ¨y, por qué no, de sectores del chavismo.
Estamos en presencia de un mandato popular de pluralidad, de tolerancia, de convivencia. A él, hay que corresponder.
El pueblo ha establecido un límite de confianza a los políticos de uno y otro sector. La respuesta es ganar la confianza plena de la ciudadanía plena.
No es hora de hablar de candidaturas presidenciales en la construcción de estos valores unitarios y democráticos, de libertad, de diálogo y tolerancia. Hay que lograr la Gran Unidad Nacional.
Quien o quienes tomen un camino equivocado de irrespeto a la voluntad popular expresada el 26-S, hay que hacerselo saber en lenguaje de altura y de profundo contenido, para corregirle. No caer en provocaciones ni en confrontaciones estériles.
Entretanto, todos los días vengo publicando una consigna que será permanente.
Esa consigna es: Desde donde estés, lucha por tejer la Gran Unidad nacional y por lograr la reconciliación entre todos los venezolanos. Construye la Paz.

lunes, 4 de octubre de 2010

La propiedad intelectual y los débiles

Parece ser que el concepto economicista del desarrollo está en crisis. Ese concepto que privilegia el “tener” sobre el “ser”
Han habido algunas personas, a quienes respeto profundamente, que se confunden cuando hago esa afirmación. Piensan que yo soy enemigo del “tener” y se equivocan porque no es así. Hay que “tener” para vivir, tener lo necesario y por qué no, hacer riqueza. Lo que critico es la actitud que se tenga ante la riqueza. Si ésta sirve para compartir, para no ignorar la necesidad del pobre, del que sufre, bienvenida sea. Ya hay un nuevo pecado: la excesiva riqueza en unos pocos. Que conste, también, que el compartir es solidaridad y caridad, no estímulo de la vagancia.
Esa acumulación de riquezas, en unos pocos, tanto en países ricos como en pobres, no producen la felicidad humana, ni siquiera en aquellos que las tienen, que, cada día que pasa, tienen que vivir amurallados y con ejércitos de guardaespaldas por temor a ser secuestrados o víctimas de otros delitos.
Pablo VI hablaba de “disparidades hirientes”, tanto en el superdesarrollo como en el subdesarrollo, este último plagado de “miserias intolerables”, causa de la crisis conflictiva en lo social que amenaza con hacer imposible la gobernabilidad en numerosos países, donde los ricos – vemos lo que está pasando en España – no van a constituir la excepción. La violencia latinoamericana está a la vista.
Los poderosos dominan la propiedad intelectual y los países pobres la “piratean”. Y es que la pobreza y la miseria no son ajenas al irrespeto de la propiedad intelectual.
La llamada piratería o plagio de obras, de marcas, de productos químicos, alimenticios, producciones discográficas, libros, videos, medicinas… son propiciadas por ambientes de pobreza extrema que son aprovechados por los que hacen del ilícito su profesión. Y vemos a legiones de hombres y mujeres, que para duras penas subsistir, llenan las calles, avenidas, frentes de centros comerciales, entre otros sitios, vendiendo esos plagios.
Ponen precios bajos, ponen a “trabajar” a millones de buhoneros, transgrediendo el derecho a la propiedad intelectual, pero ¿por qué?. Porque, como afirma Benedicto XVI, “hay formas excesivas de protección de los conocimientos por parte de los países ricos” que contribuyen poderosamente a hacer más profundas las “disparidades hirientes” en nuestros pueblos pobres, desamparados y siempre engañados.

OCCI - Orientacion Cristiana y Ciudadana Octubre 2010

“Me esfuerzo por tener constantemente una conciencia limpia ante Dios y ante los Hombres” Pablo (Hechos 24, 16).
Editorial. El pueblo venezolano demostró sabiduría política al momento de votar en las parlamentarias 2010, 26-S. Fue un domingo de paz y alegría, que hace pensar que es eso lo que la población quiere. Es un pueblo que está por encima de muchos de sus dirigentes y que, parece estar creando, un nuevo liderazgo. Venezuela quiere paz.
Toca ahora continuar un camino difícil, grandioso, que es seguir tejiendo la Unidad Nacional y la Reconciliación entre todos. Es hora de diálogo. No es de estériles confrontaciones.
La nueva Asamblea Nacional es plural. Si algo debe emprender de inmediato es corregir lo insólito: que se gane perdiendo una elección. Se debe aprobar la garantía de la participación de todos, mediante el respeto del principio constitucional de la representación de las minorías. Es seguridad de democracia participativa.
Temas sobre la inseguridad personal y de bienes; la seguridad social; la propiedad y la libertad, deben estar en la agenda prioritaria de esa nueva Asamblea que, repito, ahora es plural.
El cristiano y la política. “El cristiano que no asume su responsabilidad política no es un buen cristiano” (Luis Ugalde). Recomiendo leer “Tomás Moro, Rómulo Gallegos y Andrés Eloy Blanco, ejemplos para políticos” en http://escritoseneltiempo.blogspot.com
Ciudadanía. Es de ciudadano, demócrata, respetar la voluntad popular, expresada el pasado 26-S. “John Locke, que es el padre de los Estados modernos de Occidente, advirtió que la primera función del gobierno era salvaguardar el derecho a la vida, a la propiedad y a la libertad. En algunos países latinoamericanos es una broma hablar del derecho a la vida” (Carlos Alberto Montaner y La violencia latinoamericana).
Lee “El gobierno de la globalización” en http://escritoseneltiempo.blogspot.com. Quizás allí encuentres la solución ante ese drama que representa esa violencia, que no es sólo latinoamericana.

La Iniciativa libre. “Grandes naciones son aquellas cuyos ciudadanos tienen el hábito de la iniciativa libre; ellos crean para los demás vida y cultura y riqueza, en vez de envilecerse en el parasitismo social” (José Ingenieros. Las fuerzas morales).
¿Quién es patriota? “sólo es patriota el que ama a sus conciudadanos, los educa, los alienta, los dignifica, los honra: el que lucha por el bienestar de su pueblo” (José Ingenieros).
Humor con Lérida de Inciarte.
Una mujer caritativa, a un mendigo ciego: - ¡Pero, hombre, si el martes pasado era usted sordomudo! - Ya ve usted, señora, salgo de una desgracia para entrar en otra.
San Jerónimo. Es reconocido como “Doctor máximo” en el arte de exponer la Sagrada Escritura. De él la frase, “desconocer las Escrituras es desconocer a Cristo”.
Lee la Biblia, estúdiala, aprende a interpretarla y celébrala. Lee la Constitución.
Recuerda que, antes que derechos, tienes deberes que cumplir para con la comunidad.Asiste a misa, la Santa Eucaristía, cada domingo – y todos los días, si puedes – y ora mucho por Venezuela y por el mundo entero.

lunes, 27 de septiembre de 2010

El gobierno de la globalización

La doctrina social de la Iglesia “no pertenece al ámbito de la ideología, sino al de la teología y especialmente de la teología moral” (Juan Pablo II)
Benedicto XVI, mi admirado y respetado Papa, no se cansa de repetir que la política y la economía no pueden estar ajenas a la moral, ni esas esferas marginar la religión. Así lo expresó en su reciente visita al Reino Unido: “… jamás olvidemos cómo la exclusión de Dios, la religión y la virtud de la vida pública conduce finalmente a una visión sesgada del hombre y de la sociedad y por lo tanto, a una visión restringida de la persona y su destino” (Caritas in veritate, 29. Él le recuerda a Inglaterra sus raíces cristianas).
Precisamente, el mundo globalizado del presente no puede andar lejos de lo recomendado por el santo Papa; un mundo, cada día más interdependiente, que requiere la reforma de sus organismos internacionales, entre ellos, la ONU.
La justificación de esa reforma lo constituye la imparable interdependencia global y la recesión mundial. Benedicto XVI lo sostiene en su encíclica antes mencionada, que data del 7 de julio de 2009.
Se plantea con urgencia la reforma de la arquitectura económica y financiera internacional, pero, ¿sobre qué bases?
Juan Pablo II dejó sentada la necesidad de que la ONU tenga “un grado superior de ordenamiento internacional” (Sollicitudo rei sociales).
Y es indispensable ese ordenamiento superior internacional – todo pasa por el Derecho – para que haya una Autoridad política mundial que, por cierto, esbozara Juan XXIII, el llamado Papa bueno, quien convocó e instaló el Concilio Vaticano II.
¿Cuál sería la función de esa Autoridad? La de ejercer el gobierno de la globalización.
Esa Autoridad debe ser aceptada por todos los países del planeta. Que estando regulada por el Derecho, se atenga de manera concreta a los principios de subsidiariedad y de solidaridad, ordenada a la realización del bien común de todos los pueblos de la tierra.
Cuestiones como el flujo inmigratorio, el ilícito internacional, la difícil gobernanza, la protección del ambiente, la ordenación de la economía y finanzas, el desarme mundial, el nuclear entre ellos, requieren de consenso multilateral. No de la acción de unos pocos.
La doctrina social de la Iglesia es “una reflexión sobre las complejas realidades de la vida del hombre en la sociedad y en el contexto internacional, a la luz de la fe y de la tradición eclesial”. Su objetivo principal es “interpretar esas realidades examinando su conformidad con lo que el Evangelio enseña, acerca del hombre y su vocación terrena y, a la vez, trascendente, para orientar en consecuencia la conducta humana” (Juan Pablo II. Sollicitudo rei sociales).
Y es que el hombre en lo individual y como pueblo, tiene derecho a un desarrollo humano integral. Negarlo, en nada contribuye a la paz mundial.

domingo, 19 de septiembre de 2010

¿Quién es rico?

“Quien ama el dinero no se harta de él” (Eclesiastés 5, 9)
Ser rico es malo, es una afirmación que merece ser analizada bajo el crisol del Evangelio. Para Jesús la riqueza en sí, no es mala. Malo es quien no reflexiona sobre el sentido de su vida y hace de ésta, amor al dinero y no llega a hartarse de él jamás.
Malo es quien no ama. Quien teniendo muchos bienes no comparte. Es el avaro, tacaño o miserable. Son los epulones, que no son capaces de comprender que al no compartir no hacen nada por la paz.
Un ávido de riquezas no disfruta de la vida, de una grata conversación, de un paisaje, de la belleza y se aísla, o es rechazado por los demás. Las cosas lo disfrutan a él.
Juan Crisóstomo dijo, en una de sus valientes y hoy famosas homilías, que ser rico es una esclavitud. Yo sostengo que es porque se pone el corazón en el tesoro y se olvida la perla preciosa que es la libertad interior.
Son esos ricos que, al no compartir, jamás encontrarán la verdadera felicidad que, como dice el pasodoble popular, ni se compra ni se vende. Son esos pobres ricos, o ricos pobres, que, al tropezar con una enfermedad incurable, ya nada pueden hacer y tarde se dan cuenta que de muy poco o de nada les sirvió tantos afanes por el dinero.
¿Quién es rico?
El verdaderamente rico es la persona que se enriquece en Dios, porque Él, su Hijo y el Espíritu Santo constituyen la verdadera riqueza del alma.
Quien tiene a Dios como riqueza interior no se aferra a los bienes exteriores. Hace de su vida: un monumento de desprendimiento de lo material. Rico es san Francisco de Asís que renunció a la riqueza material, por amor a Jesucristo y al prójimo. Es el rico que, como afirma Anselm Grün “podrá vivir sin miedo, disfrutará de libertad interior”. Es el que se conforma con lo necesario para vivir.
Malo es quien se hace rico con la corrupción quitándole la oportunidad a todos, principalmente a los más necesitados, de contar con una buena calidad de vida. Malo es vivir poseyendo y poseyendo cosas, a como dé lugar, incluso, comerciando con la vida de las personas, sin conformarse con Jesucristo. Eso si es malo de verdad.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Tomás Moro, Rómulo Gallegos y Andrés Eloy Blanco, ejemplos para políticos

No voy a esgrimir las razones para escribir sobre la Política y los Políticos. Que sean deducidas de estos escritos dedicados al tema.
Yo asocio la Política – así con mayúscula – como apostolado, como servicio al prójimo. Acorde con el cumplimiento del principal de los mandamientos: Amar a Dios sobre todas las cosas, con todo el corazón, el cuerpo, el alma , el espíritu, y al prójimo como a uno mismo.
Cuando fui Presidente de la Asociación de Jueces del estado Zulia, en mi discurso de toma de posesión, dije: “Vine a servir y no a ser servido”.
Recuerdo que, en una ocasión, el Dr. Ricardo Henríquez La Roche, hombre muy religioso, y quien era en ese momento Juez superior en lo Civil, Mercantil y Tránsito, me dijo: “Yo le admiro a usted, porque pide para los demás y para usted nada”.
Mi dedicación al servicio de la administración de justicia, la lucha por un Poder Judicial Independiente y Autónomo, fue tal que, obtuve un premio: Tener que retirarme del cargo de juez y no poder disfrutar hoy, cuando lo requiero, de una pensión o jubilación, teniendo más de veinte años de servicios a la República.
Ultimamente, un servidor público honesto, el Dr. Fernando Chumaceiro, ha citado, en sendos artículos, a santo Tomás Moro, Rómulo Gallegos y Andrés Eloy Blanco.
Dice Chumaceiro que Gallegos fue “un ciudadano de reconocida conducta ética, quien fue desalojado de Miraflores por un golpe militar” (Mi deuda con la vida. La verdad, 1-9-10).
Del poeta del pueblo, Antonio Márquez Morales, también un servidor público honesto, dijo, recientemente que “es el político más prístino de la historia contemporánea de Venezuela”.
¿Qué decir de santo Tomás Moro?
El, es, Patrono de de los Gobernantes y de los Políticos, proclamado por Juan Pablo II, el 31 de octubre de 2000, según Carta Apostólica escrita para tales efectos.
Tomás Moro fue un laico, abogado, de inalienable dignidad de conciencia, la cual es “el núcleo más secreto y sagrario del hombre, en el que está sólo con Dios, cuya voz resuena en lo más íntimo de ella” (Concilio Vaticano II Gaudium et spes, 16).
Moro es “ejemplo imperecedero de coherencia moral”. Su figura, fuera de la Iglesia, es reconocida como fuente de inspiración para una política que tenga como fin supremo el servicio a la persona humana. Concibió al gobierno como “ejercicio de virtudes”.
Para Moro “el hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral. Esta es la luz que iluminó su conciencia, derecho humano, derecho de Dios”.
Guardo en mis papeles la conferencia que sobre su figura dictara en el Centro Bíblico de la ciudad que lleva su nombre. Está a la orden.

domingo, 5 de septiembre de 2010

El trabajo es sagrado y es para el hombre

Decir hay que trabajar, en una sociedad que no se caracterizaba por amar el trabajo como esfuerzo, era, sin duda, un acto de valentía.
El apóstol Pablo tuvo esa valentía. Al hacerlo, con su ejemplo y con su palabra. Digo el ejemplo, porque él, aun cuando tenía el derecho a ser sostenido por la comunidad cristiana (era un “obrero” de la evangelización), prefería ganarse su alimento con el sudor de su frente. Y digo con su palabra: “Recuerden hermanos, nuestros trabajos y fatigas. Mientras les predicábamos el Evangelio de Dios, trabajábamos noche y día para no ser una carga para ninguno” (1 Tes 4, 11).
Esa sociedad era la romana.
Sabido es que la cultura romana se alimentó de la griega y de la oriental.
Para los griegos, y, por supuesto, también para los romanos, el trabajo, como esfuerzo físico, el de la artesanía y el de la siembra del campo, era para los esclavos y para los que no eran de clases ricas y encumbradas. Ellos, amaban el ocio, es decir, el tiempo libre para dedicarlo a las artes, las ciencias y la filosofía.
A ese trabajo recio, duro, los romanos lo llamaban neg-otium, es decir, no ocio, que constituía, según su parecer, lo contrario al tiempo libre.
Pablo va más allá, al afirmar que, el “que no quiera trabajar, que tampoco coma” (2 Tes 3, 10).
Claro que debemos establecer diferencias entre ocio y ociosidad. Ya respecto a ésta, San Benito alertaba diciendo que “la ociosidad es enemiga del alma”. Pablo, sin duda, la condena.
El ocio es una bendición, siempre y cuando sea para participar del descanso sabático, que, en nosotros los cristianos católicos, es el del domingo, que es el Día del Señor, que debemos dedicarlo para asistir a la Santa Eucaristía, para estar en familia, para las relaciones sociales, en fin, para crecer como persona en lo espiritual.
Pablo tiene un gran mérito que es hacer ver al trabajo bajo una nueva luz (2 Tes 3, 10). No podía ser de otra manera porque él, que fue un fariseo culto, estudioso del Antiguo Testamento, sabía que Dios fue un creador omnipotente (Gén 2, 2) y que plasmó al hombre a su imagen y semejanza. El apóstol sabía que Dios descansó al séptimo día desde el inicio de todo lo creado. Y sabía, también, que Jesús había sido un hombre de trabajo junto al banco del artesano.
Pablo quería enseñar que el trabajo era sagrado y para el hombre. Quería enseñar el Evangelio del trabajo diciendo lo que Jesús predicó: Que el trabajo es para el hombre y no el hombre para el trabajo. Que había que preocuparse por el alma, ya que, los tesoros de la tierra se consumen, mientras que los del cielo son imperecederos, a los cuales el hombre debe apegar su corazón (Mt 6, 19, 21).
El apóstol es un adelantado. Nos dice a los cristianos que porque sea transitoria la escena de este mundo (1 Co 7,31) no es obstáculo para dejar de cumplir cualquier tarea histórica, muchos menos del trabajo (2 Tes 3, 7 – 15).
El trabajo honrado es un instrumento eficaz contra la pobreza, pero sin idolatrarlo, porque es Dios, no el trabajo, la fuente de la vida y el fin del hombre. Dios da la vida y da la muerte.
El trabajo debe ser visto por gobernantes, políticos, empresarios, trabajadores y por toda la sociedad, como motor de desarrollo económico; pero eso si, el trabajo para el hombre y no el hombre para el trabajo. Debe ser estímulo permanente para el buen gobernante el que hayan muchas, muchísimas fuentes de trabajo, honrado, digno, decoroso, donde el que quiera trabajar y esté en condiciones de hacerlo, lo haga. Que sea para obtener un salario que garantice alimento, educación, vivienda decorosa, salud y vestuario.
Habiendo mucho trabajo, se justifica aquello de que el que no quiera trabajar no coma, como afirmara el apóstol Pablo. Niños, discapacitados, ancianos, entre otros que no reúnan condiciones mentales y físicas, estarían exceptuados de hacerlo, y por justicia, hay que garantizarles su atención, entre ésta, el que coman y coman bien.

domingo, 29 de agosto de 2010

OCCI - Orientacion Cristiana y Ciudadana Septiembre 2010

“Me esfuerzo por tener constantemente una conciencia limpia ante Dios y ante los Hombres” Pablo (Hechos 24, 16).
Editorial.
Venezuela, el 26 de septiembre, estará celebrando elecciones parlamentarias para, a través del voto, designar la nueva Asamblea Nacional.
Desde aquí, solicitamos a nuestro bravo pueblo, que acuda a sufragar, según su conciencia y su libertad. Que lo haga, masivamente, y contra el miedo.
Dos modelos están en el tapete a la hora de depositar la tarjeta de votación: Uno, llamado socialismo del siglo XXI, y otro, el de democracia social en libertad. Por Venezuela tú eliges.
Espero que la Asamblea Nacional llegue a ser plural y que sea garantía de control y equilibrio entre los poderes públicos.
Ciudadanía. Jugarse el pellejo por el país. “… por más oscuro que pretenda el gobierno ponernos el camino, la luz que uno lleva sigue siendo siempre la misma. Si me tiran a una cueva, prenderé mi linterna; pero a mi nadie me saca de mi patria. Nadie. Yo no me veo en ningún otro país que no sea Venezuela”. Henrique Capriles Radonski.
Conciencia ciudadana. “Sólo la conciencia ciudadana, el compromiso diario cumplido, el ejemplo de vida conforme a valores humanos y el trabajo incansable junto a los más necesitados, será el que pueda servir de base al proyecto democrático de país por el que debemos luchar”. Alberto Arteaga Sánchez.
Lucha. “Si no hay personas que tengan coraje cívico, la libertad se echa a perder. Hace falta coraje cívico para formarse un juicio propio y ponerlo en práctica”. Anselm Grün.
La cruz de Cristo. El apóstol Pablo, Embajador de Jesucristo, nos enseña el valor de la cruz. A Jesús, entre tantas calumnias, lo tildaron de loco; pero la locura de Dios es más sabia que la sabiduría de los hombres y la debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza de los hombres (1 Co 1, 25). “Cristo es fuerza y sabiduría de Dios” (1 Co 1, 24).
“Pablo se opone a todo proyecto humano de la índole que sea – incluso religiosa – que, dejando de lado al Dios que se revela en la cruz de Jesús, termina siempre por construir una sociedad basada en la injusticia, la discriminación, la opresión y la violencia” (Schökel, Luis Manuel).
La Biblia y la Constitución. Lean, relean, estudien e internalicen la Biblia y la Constitución para que sean buenos cristianos y buenos ciudadanos. La ciudadanía comporta derechos y deberes. Hay que cumplir con los deberes para ser merecedores de derechos.
Humor con Lérida de Inciarte. Andrés Eloy Blanco, considerado, el político “más prístino de nuestra historia contemporánea” (Antonio Márquez Morales lo escribió recientemente), además de ser el poeta más popular de Venezuela, tenía un fino humor.
Resulta que el régimen dictatorial, que presidía el general Marcos Pérez Jiménez, le permitió al poeta entrar a su patria para asistir a los actos de entierro de su madre, Doña Dolores. Los días que estuvo en el país, eran de constante y permanente vigilancia y seguimiento de un sujeto, mal encarado, que su aspecto lo delataba, como perteneciente a la tenebrosa Seguridad Nacional.
El polizonte le preguntó:
¿Es usted Andrés Eloy Blanco? - Y el poeta le respondió: Tenga usted la seguridad nacional de que soy Andrés Eloy Blanco.
Andrés Eloy, el Parlamentario. “Vamos a hacer, pues, leyes: éste es nuestro homenaje a Carabobo; ésta es nuestra función. Leyes acordes con el ama a tu prójimo como a ti mismo”. (Ramírez, Alfonso. Biografía de Andrés Eloy Blanco y memoria de su época).
“No puede hablarse de democracia si no hay pulcritud en el manejo de los fondos públicos” (Andrés Eloy Blanco).
“Democracia es virtud” (Andrés Eloy Blanco).
Política. Por Política entiendo un desbordamiento de caridad. Por caridad, amor a Dios por sobre todas las cosas y amor al prójimo como a mí mismo.
Asiste a misa cada domingo. No dejes de hacerlo. La Santa Eucaristía es un encuentro con Jesucristo.

¿Nueva evangelización de Europa?

“Saben muy bien ustedes, filipenses, que en los comienzos del Evangelio, cuando partí de Macedonia, con ninguna Iglesia tuve cuenta de “haber y debe”, sino únicamente con ustedes” (Fil 4, 15).
Tróade o Troas fue fundada en homenaje a Homero y su famosa, Troya.
Lo hizo Alejandro el Magno, el del imperio de vastísimo territorio: Hélade, Egipto, Anatolia, Oriente próximo y Asia Central.
Tróade es escenario de un gran acontecimiento histórico. Pablo, que andaba en sus giras, predicando por todas partes, a tiempo y a destiempo, el Evangelio de Jesucristo, en esa ciudad tuvo un sueño. En el mismo, un macedonio, de pie, le suplicaba: “Ven a Macedonia y ayúdanos” (Hechos 16, 9). Hay que tener presente que Dios se expresa de distintas maneras y el sueño es una.
En Pablo había la idea de ir a Europa y llegar hasta España.
Pues bien, Pablo, junto a Silvano, Timoteo y Lucas, se traslada a Filipos.
Yo le sugiero al lector tener un mapa de la época y otro actual para que vaya guiándose en la ruta emprendida por el grupo.
Tróade era griega, portuaria, hoy, provincia de Canakkale, Turquía. Macedonia llegó a formar parte de Yugoeslavia, cuya unidad se desintegró y su sistema socialista autogestionario fracasó. Por cierto, la Madre Teresa de Calcuta es de Macedonia.
El acontecimiento histórico consiste en lo sucedido en Krenides – como se llamaba Filipos – donde se inicia la evangelización de Europa.
En Filipos, que era colonia romana, vivían pocos judíos y no había en esa ciudad ni una sinagoga.
¿Qué hacen Pablo y Silas o Silvano?
Que siendo sábado se dedican a rezar y orar al aire libre, en la mañana, muy temprano, cerca de un río, donde también lo hacía un grupo, encabezado por Lidia, una rica comerciante de púrpura. Ese grupo estaba integrado por sólo mujeres.
Dejo que hable la Sagrada Escritura: “Entre el auditorio había una mujer llamada Lidia, temerosa de Dios, negociante en púrpura…” (Hechos 16, 14 – 15).
A Lidia y a su grupo, Dios les abrió el corazón ante las cosas que decía Pablo y son bautizadas.
Pablo ante la molestia de una esclava adivina logra, en nombre de Jesucristo, sacar el espíritu que poseía a la muchacha que, le producía “pingües” beneficios a sus amos, quienes, valiéndose de la falsedad, imputaron al apóstol y a Silvano hechos falsos. Respiraban por la herida que les produjo la pérdida de esas ganancias.
Sin mirar para atrás, los magistrados que recibieron la acusación, procedieron, ante la multitud vocinglera, a condenarlos, sin garantizarles el debido proceso. De haber investigado, su proceder hubiera sido distinto a esa manera cruel y arbitraria, porque, tanto Pablo como Silvano, eran ciudadanos romanos y éstos gozaban de esa garantía procesal.
En la cárcel putrefacta adonde fueron a parar, después de ser apaleados, Pablo y Silvano se dedicaron a orar y cantar himnos de alabanza al Señor.
¿Cuál fue el impacto? Que nuevamente la acción de Dios se produce. Un fuerte terremoto abre las puertas de la cárcel y todos los presos quedan en libertad. El carcelero intenta suicidarse y no lo hace, ante el llamado de Dios. En los pies de Pablo, se convierte al cristianismo y se bautiza con toda su familia.
Los magistrados se ponen nerviosos por la injusticia cometida y tienen ellos mismos que acudir a la cárcel a poner en libertad a Pablo y a Silvano. Pablo hace valer su condición de ciudadano romano.
Todos estos sucesos llevan a Pablo a que constituya la primera comunidad cristianana en Europa. Funda así, la Iglesia de los filipenses.
Han pasado muchos siglos, me pregunto ¿tendrá que iniciarse una nueva evangelización en ese Continente? ¿Se ha arrepentido de sus pecados de ayer y de hoy? ¿Qué será de su responsabilidad ante quienes tocan sus puertas demandando hospitalidad y justicia, esos miles de inmigrantes que sufren vejaciones de todo tipo?
Son preguntas al aire, al viento, que no sopla para un solo sitio, región o lugar. Dios escucha esos clamores, pero sólo Él sabe cuándo y cómo actuar. Nadie conoce el tiempo de Dios, pero de que su justicia, su misericordia y su amor se imponen, no abrigo dudas.

domingo, 1 de agosto de 2010

OCCI - Orientacion Cristiana y Ciudadana Agosto 2010

“Me esfuerzo por tener constantemente una conciencia limpia ante Dios y ante los Hombres” Pablo (Hechos 24, 16).
Editorial. Lo esencial para la vida cristiana es el amor a Dios y al prójimo. Y lo es también, para el hombre y la mujer que se interesen por ser buenos ciudadanos, que se ocupen de los asuntos de la ciudad, del país y del mundo. Porque sin amor nada se logra en beneficio de los demás (el prójimo).
La Misericordia. Lo esencial de la vida cristiana es el amor misericordioso a favor de los demás. El discípulo de Jesús está llamado a “hacerse prójimo” de los otros a través de un amor eficaz – en acciones y palabras – realizado con inteligencia y con pasión. La misericordia constituye el corazón del Evangelio y es el principio que inspira y configura toda la praxis del creyente.
La Palabra de Dios. Está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas (Dt. 30, 14).
En Cristo. En Jesús se ha manifestado toda la grandeza de Dios.
El Reino de Dios. Hay que encontrarse personalmente con Jesús en la intimidad de la mente y del corazón. Él da sentido a nuestra vida.
La Paz de Cristo (Col 3, 15. 16). Antes que en los labios, la paz debe residir en el corazón, que es el fundamento de una vida pacífica. Jesús decía: “Aprendan de mi que soy manso y humilde de corazón” (Mt 11, 29). Paz en el corazón, paz en los labios y, principalmente, en nuestras obras.
Nuevo Párroco. En la Iglesia Santísimo Sacramento, de la Urb. Las Lomas, damos la bienvenida a un nuevo Párroco. Se trata del Presbítero, Angel Leonardo Villalobos, a quien, desde OCCI, hacemos llegar nuestros buenos augurios por una buena gestión pastoral en beneficio de los feligreses. Por cierto, que el 6 de agosto, cumple años y le felicitamos.
La Biblia y la Constitución. Lean y estudien, para que sean buenos cristianos y ciudadanos, la Biblia y la Constitución. La ciudadanía comporta deberes y derechos. Hay que cumplir con los deberes para ser merecedor de derechos.
Humor con Lérida de Inciarte.
Oye Manolo, ¿me prestas tu shampoo?
Pero, ¿tú no tienes el tuyo?
Si, pero el mío dice para cabellos secos, y el mío está mojado.
El 26 de Septiembre. Vota para elegir nuevos parlamentarios. Hazlo acorde con tu libertad y tú conciencia. Recuerda que es el 26 de septiembre próximo.
La libertad económica. “la libertad económica es solamente un elemento de la actividad humana. Cuando aquella se vuelve autónoma, es decir, cuando el hombre es considerado más como un productor o un consumidor de bienes que como un sujeto que produce y consume para vivir, entonces pierde su necesaria relación con la persona humana y termina por alienarla y oprimirla” Juan Pablo II.
La corrupción. La corrupción debería ser declarada crimen de lesa humanidad.
Asiste cada domingo a misa. Es un encuentro con el Señor. No dejes de hacerlo.

Globalización para la justicia y la paz

“… la globalización debe regirse, como toda actividad, por la ética, poniendo todo al servicio de la persona humana, creada a imagen y semejanza de Dios” (Benedicto XVI).
Aparecida – Ap en lo sucesivo – no está remota. La Asamblea Ordinaria, la número XXXI, se celebró en Brasil entre los días 13 al 31 de mayo de 2007. Para quienes lo ignoren, Aparecida es la Virgen patrona de ese gran país.
Esa Conferencia del Episcopado Latinoamericano y de El Caribe, produjo un documento que, todo católico debería leer, meditar e internalizar en su conciencia. Su contenido es de actualidad y me sirve de base para estas notas.
La realidad de nuestros países latinoamericanos y caribeños parece agravarse. Dirán algunas voces que, ha habido mejoras en algunos, es probable pero…
Describo sus elementos, para que, el lector, juzgue.
1.- Marginamiento de comunidades indígenas y afroamericanas. Veamos a México, a Bolivia, al Perú, Haití, República Dominicana…, como vienen alzando sus voces de protestas y de resistencia ante la discriminación de todo tipo. 2.- Jóvenes, que recibiendo una educación de baja calidad, no pueden constituir hogares. 3.- Desempleo, migrantes – México lleva la batuta – desplazados, campesinos sin tierra (Brasil tiene mucho que decir al respecto), que cada día robustecen ¿? La economía informal de nuestros pueblos sufridos. 4.- Enfermedades, que en algunas regiones habían sido erradicadas, como la tuberculosis, el mal de chagas, han reaparecido, y juntas con otras, muy graves, como el Sida, estructuran el triste elenco sanitario de esta parte del planeta. 5.- Hambre, a pesar de esfuerzos para disminuirla, con campañas que, no en pocos casos, no pasan de ser demagógicas y fuente de corrupción (los alimentos podridos pudieran ser “ejemplos” de ello). 6.- Ancianos rechazados por la sociedad y sus familias, excluidos del aparato productivo. 7.- Secuestros, atracos, robos de vehículos, asesinatos, narcotráfico (la realidad mexicana y la de Sao Paulo es dantesca), prostitución, incluso, infantil… Son algunos de esos elementos de una realidad que debería mover al mundo a buscarle soluciones urgentes.
¿Cuál es la causa?
Sin dejar de hacer una justa valoración de la globalización, sin dejar de reconocer la existencia de otras causas – entre ellas la corrupción de gobiernos y sectores privados - la globalización es la principal de ellas. Porque, lamentablemente, la dimensión relevante de la globalización es de naturaleza económica y comporta el riesgo - ¿riesgo? – de los grandes monopolios y de convertir al lucro en valor supremo (Ap, No. 60).
Benedicto XVI ha planteado una solución: promover una globalización diferente, que esté marcada por la justicia, por la solidaridad y por el respeto a los derechos humanos, haciendo de América Latina y El Caribe el Continente del amor (Ap, No. 64).
La globalización sin rostro humano ha generado concentración de poder y de riquezas en pocas manos, y en éstas, concentración de información. Y han tomado los recursos humanos más calificados contribuyendo al empobrecimiento mayor de esta región de la tierra (Ap, No. 62). Ha generado “exclusión social”, y no sólo “explotados” sino “sobrantes” y “desechables” (Ap, No. 65).
Los monopolios han debilitado y quebrado miles de empresas pequeñas y medianas, con sus terribles consecuencias sociales. La movilidad humana es rechazada con leyes anti inmigrantes y políticas del mismo tenor, de países que se hicieron a base de inmigración y que no hace mucho tiempo emigraban a granel. Doloroso es ver partir para siempre a hijos, familiares, amigos y a todos los que se van. Nadie, salvo escasísimas excepciones, emigra porque quiere.
Nota: Ap es sigla de Aparecida pero también de Apocalipsis.

domingo, 25 de julio de 2010

Las paradojas de la globalización

Nadie puede desconocer que la globalización tiene aspectos positivos y negativos. Internet es una maravilla, siempre y cuando se utilice para fines nobles, educativos, culturales, científicos, etc., pero ¡ojo! con sus niños en el uso de las computadoras, porque pueden ser víctimas de mucha basura, de pornografía, de violencia, que aparecen en sus páginas.
Destaco un hecho trascendental lo que fue capaz de lograr la religiosidad popular, por ejemplo, las distintas advocaciones de la virgen María en los pueblos de América Latina y de El Caribe. La Chinita en Maracaibo, la virgen de Coromoto en Venezuela, su patrona, la de Guadalupe en México, Aparecida en Brasil…
El mérito de esas advocaciones marianas fue el de producir en nuestros pueblos, el “fundir las historias latinoamericanas diversas en una historia compartida: aquella que conduce hacia Cristo” (Aparecida no. 43).
No ocurre lo mismo con la globalización que, impacta, nuestra cultura. Que busca excluir a Dios del horizonte del hombre y si bien se reconoce su libertad y dignidad personal, lo ha llevado a un individualismo enfermizo y destructivo. Lo ha convertido en un ser indiferente ante la suerte de los demás a los que demuestra no necesitar.
Se pretende ¿se pretende? Instaurar mundialmente una cultura única, homogeneizada, eliminando la inmensa riqueza de culturas de América Latina y de El Caribe, y la aportada por los inmigrantes europeos. Culturas que ofrecen valores que son respuestas ante los antivalores, difundidos por la mayoría de los poderosos medios de comunicación social; valores, como el comunitarismo, valoración de la familia, apertura a la trascendencia y solidaridad.
La paradoja de la globalización es apreciada en que “junto con el énfasis en la responsabilidad individual, en medio de sociedades que promueven a través de los medios el acceso a bienes, se niega a las grandes mayorías, bienes que constituyen elementos básicos y esenciales para vivir como personas” (Aparecida no. 54).El presente y el horizonte del hombre y de la mujer es el amor a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a si mismo. Cristo vino a sernos libres del yugo de la esclavitud (Gálatas 5, 1). Es su felicidad verdadera y no la que da el “bienestar económico” y la satisfacción hedonista producto de la “avidez del mercado”, que ha hecho del lucro un valor absoluto, que descontrola el deseo de niños, jóvenes y adultos.

sábado, 17 de julio de 2010

Política y Político

“A mi juicio, la política separada de la religión no es más que una actividad perfectamente envilecida” (Gandhi, todos somos hermanos).
Un Político verdadero o auténtico atiende a una llamada, a una vocación, atraído “por la necesidad, fecundidad y nobleza de la acción política” (Pablo VI)
Un Político verdadero o auténtico no responde a discursos demagógicos para ganar popularidad ni simpatías, ni a halagos ni a aplausos. No se deja llevar por emociones desbordadas.
Un Político verdadero debe reunir cualidades que permitan distinguirlo del “político” farsante. Debe, por tanto, tener buena memoria para aprender de las lecciones de la historia, capacidad para vislumbrar y gobernar de cara al futuro, escuchar con atención las opiniones de los demás, respetar al que disienta de él, debe tener capacidad intelectual, de incansable actividad, circunspección, cautela, serenidad en toda circunstancia, ánimo para superar el peligro, y que sepa combinar la acción política o el fin de la obra política con el bien común.
Un Político verdadero debe tener espíritu revolucionario, pero no ser sólo un revolucionario, porque, al gobernar, le puede ocurrir que deje vacíos que, otros, inteligentes, u oportunistas, aprovechen, y se generen caos o tiranía.
El Político verdadero tiene que tener fortaleza para soportar las traiciones, debe conocer la naturaleza humana y saber que de ésta, todo se puede esperar; debe tener templanza ante el éxito y el fracaso; debe practicar la justicia con todos; y ser prudente.
Son grosso modo, características de un verdadero Político y es el caso del Político cristiano que, “cuando alcanza el punto de su perfección obra impelido por una ola (fuerza) espiritual en cuya cresta reluce el sol de la abnegación, renuncia al egoísmo en aras del bien común y hasta se entrega a la muerte por su pueblo” (Leopoldo – Eulogio Palacios)
Hablar de Político auténtico es hacerlo también con lo que es la Política que, puede ser definida como ciencia, arte, técnica, virtud y providencia. Es una actividad ceñida de principios y de valores, aunque en esto hay que precisar que es un quehacer que se realiza en el contacto humano concreto (¿pateando barrios?).
Esos principios son para el Político auténtico el norte, la brújula de sus actuaciones en contacto con la realidad. Que le lleva a tener que adecuar sus actuaciones con los “signos de los tiempos” del presente y de cara al futuro.
La Política para mi es “desbordamiento de caridad”, es decir, de amor a Dios por sobre todas las cosas y de amor al prójimo como a si mismo. Es la Política cristiana que es fruto del amor. Que es servicio al semejante, al bien común, que es mejor y más divino que el bien de los particulares.
La política cristiana es opuesta al maurrianismo, al maquiavelismo y al fascismo o totalitarismo que ve, en el Estado, la verdadera realidad del hombre. La Política cristiana no es “arte de lo posible” sino obrar humano, que es libre y, por tanto, piensa y actúa.
Sobre su naturaleza no puede haber duda que la Política no puede estar separada de la religión, de la moral y de principios y valores. Es un quehacer que busca hacer posible lo necesario para el bien común.

lunes, 12 de julio de 2010

Fiesta continua en el corazón

¨Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia¨( Jn 10, 10 ).
Es harto difícil adaptarse a los cambios vertiginosos que se vienen produciendo en el presente de la humanidad. Es consecuencia de la globalización.
Hay que caminar rumbo a esa adaptación. Entretanto, ¿ qué ocurre?
Que el hombre y la mujer de la actualidad, se sienten insignificantes y ven profundamente afectadas sus vidas. Estoy generalizando..
Sufren los impactos de toda índole: económicos, políticos, culturales, en el arte, y, naturalmente, en la religión.
¿ Qué ha de hacer el cristiano católico?
Capacitarse todo lo que pueda y profundizar en la religión. Todo dirigido a la obtención de los instrumentos espirituales que le permitan interpretar los ¨signos de los tiempos¨, verlos, juzgarlos y actuar.
Es cierto, que amando a Dios, por encima de todas las cosas, tendrá todas las posibilidades de una vida feliz, no obstante, las dificultades; pero, tendrá, también, el entusiasmo necesario para dar y donarse en aras de alumbrar la opacidad del mundo complicado actual.
Es un compromiso, que conlleva el darle sentido a la vida suya la de los demás.
Es enseñar a todos que hay que recomenzar desde Cristo y reconocer a Dios en él, como dijo el santo Papa, Benedicto XVI, en el discurso inaugural de Aparecida: ¨sólo quien reconoce a Dios, conoce la realidad y puede responder a ella de modo adecuado y realmente humano¨( 42 ).
No es en la acumulación de riqueza ni en placeres y necesidades falsos, donde radica la única, auténtica y verdadera felicidad.
La felicidad es estar cerca de Dios, de Jesucristo y del Espíritu Santo. Es ser solidarios y es compartir nuestros dones y el pan con los demás. En esto consiste el verdadero gozo.

lunes, 5 de julio de 2010

Ver, juzgar y actuar

“La alegría del discípulo es antídoto frente a un mundo atemorizado por el futuro y agobiado por la violencia y el odio” (Aparecida).
El mundo de hoy presenta un cuadro preocupante para la humanidad, caracterizado por graves injusticias, desempleo, intolerancia, violencia, corrupción, persecución contra el inmigrante, pobreza, bajos instintos, egoísmo, por la existencia de regímenes sociales opresores, de relativismo moral…
Es la realidad. ¿Cómo juzgarla? ¿Cómo actuar ante ella?
En el documento de Aparecida, aprecio, que, al igual que en otras Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano, el método utilizado para tratar la realidad es “ver, juzgar y actuar” (Documento de Aparecida no. 19). Que seamos capaces, como creyentes cristianos católicos, discípulos y misioneros, de ver la realidad que nos circunda con los ojos de la fe a través de la Palabra revelada, la juzguemos según Jesucristo, que es Camino, Verdad y Vida, y que actuemos desde la Iglesia, cuya misión es evangelizar y servir a todos.
El Espíritu Santo nos ha dado sus dones (sabiduría, entendimiento, ciencia, consejo, fortaleza, piedad y temor de Dios) para ir al encuentro de Jesucristo, roca, paz y vida: El único Salvador de la humanidad. Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Y como dijera, Benedicto XVI, mi admirado y santo Papa, en el discurso inaugural de la Conferencia de Aparecida en Brasil, “si no reconocemos a Dios en Cristo y con Cristo, toda la realidad se convierte en un enigma indescifrable; no hay camino, no hay vida ni verdad”.
“Ser cristiano no es una carga es un don”.
Jesús ilumina a los que viven en tinieblas y guía nuestros pasos por un sendero de paz.
Estamos juzgando esa realidad al decir que, ella, es el producto de la injusticia, del pecado o de las tinieblas.
Jesús es el nuevo Adán ante esa realidad llena de pecados e injusticias. Él viene como espíritu que da vida (1Co 15, 45).
¿Qué hacía Jesús y nos dice qué debemos hacer?
Seguirle en su ejemplo. En la Biblia, la Palabra de Dios, en el Evangelio aprendemos la sublime lección de ser pobres siguiendo a Jesús pobre (Lc 6, 20) y la lección de anunciar el Evangelio de la paz sin bolsa ni alforja, sin poner nuestra confianza en el dinero ni en el poder de este mundo (Lc 10, 4 ss).
Quiere Jesús que seamos como él que recorría todas las ciudades y pueblos; enseñaba en sus sinagogas, proclamaba la Buena Nueva del Reino y curaba todas las dolencias y enfermedades. Jesús sintió compasión por todos los que estaban desanimados y decaídos, como ovejas sin pastor (Mt 9, 35 – 36).
Jesús nos dice que amemos a Dios y al prójimo como a ti mismo. El samaritano nos da una lección de quién es el prójimo (Lc 10, 30 – 37).
La alegría y el ser portadores de buenas noticias para la humanidad y no profetas de desventuras, brotan de la fe, que al cristiano le serena el corazón y capacita para anunciar la buena noticia del amor de Dios. Es un gozo.

jueves, 1 de julio de 2010

OCCI - Orientacion Cristiana y Ciudadana Julio 2010

“Me esfuerzo por tener constantemente una conciencia limpia ante Dios y ante los Hombres” Pablo (Hechos 24, 16).

Editorial. El 24 de julio de 1783 y el 5 de julio de 1811, son dos fechas de gran trascendencia histórica para Venezuela. El 24 de julio nació en Caracas, Simón Bolívar, El Libertador. Hombre que amó la libertad y fuera capaz de crear la Gran Colombia, integración de pueblos en un solo país, que, hoy, más que ayer, tiene vigencia para la independencia económica de esta región del planeta en los tiempos de la globalización.
El 5 de julio de 1811 se declara la independencia de Venezuela del yugo español. El Acta fue elaborada por Juan Germán Roscio y Francisco Isnardi. El Congreso de entonces, declara, solemnemente, la Independencia de Venezuela “en nombre de Dios Todopoderoso”.

Orientación cristiana. La vocación permanente del cristiano es la libertad para amar sin condiciones. El amor libera de los bajos instintos, y el egoísmo conduce a rivalidades y conflictos.
Sólo me arrodillo ante Dios y no ante los hombres.
De los profetas. Son honrados, tienen voz afilada que sale de la boca como espada filosa. Los profetas son las personas más amenazadoras para la sociedad, porque dicen la verdad, denuncian la injusticia social y protegen al pobre, al débil, al afligido y a todo aquel que no tiene voz ni poder para defenderse (Isaías 49, 1- 6; Amós 2, 6-10. 13 - 16).

El destino de la riqueza. La riqueza es como el agua, si no fluye se estanca y se pudre. La riqueza debe ser utilizada para ser compartida y contribuir con ella a que nadie pase necesidad (Hechos 4, 32 – 35).

Los derechos humanos según Benedicto XVI. Para el santo Papa, el derecho a la vida, a la libertad de conciencia y de religión, son el centro de aquellos derechos que brotan de la misma naturaleza humana. A ellos agrega el derecho al trabajo para todos.

Ciudadanía. El 26 de septiembre próximo (26-S) todos los venezolanos tenemos que votar masivamente. El voto es el camino de la paz. Hay que defender ese derecho que es constitucional y legal. Vota de acuerdo con tu conciencia y en libertad.

Humor con Lérida Molero de Inciarte.
1.- ¿Qué es lo que tiene diez brazos y un coeficiente intelectual de 60? Cinco hombres viendo un partido de fútbol.
2. Un par de borrachos caminaban por la banqueta, cuando pasa junto a ellos una señora gorda, muy gorda, y uno de ellos le dice al otro: ¡Mira, ahí va un tanque! - La señora lo escuchó y le soltó un bolsazo en la boca, y el otro agrega: ¡Y es de guerra!

Dios les bendiga, en nombre de nuestro Señor Jesucristo y del Espíritu Santo. Cuídense. Asistan a la santa Misa cada domingo. Es un encuentro con el Señor.

lunes, 21 de junio de 2010

Por la codicia se mata

El décimo mandamiento reza: No codiciar los bienes ajenos.
En 1 Re 21, 1 – 16 hay narrado un caso de codicia, que paso a analizar.
Primero: breve relato bíblico.
Nabot de Yesrael – región fértil cerca del río Jordán – tenía una viña cerca o contigua al palacio del rey Ajab, de Samaría. Él le propuso a Nabot que se la vendiera. Nabot no aceptó por ser la herencia de sus padres.
El rey va a su casa, triste, y su mujer, que era extranjera, perversa, se burla de él y le dice, ¿no eres tú el rey poderoso que manda en Israel? Levántate, come y alégrate que yo te daré esa viña.
Sus maquinaciones llevaron a enviarle cartas a los ancianos o notables de la ciudad y a dos mentirosos. Les movió a actuar, a delinquir, afirmando, falsamente que, Nabot, había ofendido a Dios y al rey.
Los mentirosos se prestaron en número de dos a ser testigos falsos.
Y en base a ese testimonio, sentenciaron a Nabot a ser apedreado. Lo hacen, asesinándolo.
Análisis de este caso de codicia.
Primero, ¿qué es codiciar? Es afán excesivo de riquezas; es avaricia, es envidia, es rapacidad.
La codicia es contraria al desinterés. Es un vicio. Es un pecado mortal.
Segundo, como pecado, es un pecado muy grave; junto a él, van otros, como el soborno, asesinato, violencia…
Tercero, por la codicia se es capaz de matar.
A Nabot lo matan para arrebatarle su viña. Herencia de sus padres.
Es acción de poderosos en su afán desordenado de acumular riquezas que les lleva al soborno, al fraude, al robo y a la violencia.
Cuarto, a Nabot le aplican la infamia y la mentira.
Le aplican tres leyes: Una, la pena de muerte por lapidación (Lv 24, 16); otra, la exigencia de dos testigos (Dt 17, 6): y la tercera, apedrearlo fuera de la ciudad para no contaminar ésta.
El poder sin límites morales actuó codiciosamente y mató a Nabot (Miq 2, 1).

lunes, 14 de junio de 2010

Aquellos que los dioses quieren destruir, primero los enloquecen

Es de Eurípides el título de estas notas.
Todo lo que va a ser su desarrollo – me refiero a las notas – ocurrió en México cuando Andrés Manuel López Obrador fuera candidato a la presidencia de México.
Inicio diciendo que, ningún movimiento debe radicalizarse, porque se pierde la comunicación entre todos los sectores de la vida nacional. Se pone de “ejemplo” (comillas de RIB) a Venezuela donde no hay agua tibia: o todo es negro o todo es blanco. En el libro, Amanecer en el Zócalo, Los 50 días que confrontaron a México, escrito por la laureada escritora Elena Poniatowska, en forma de crónica y de novela, tratando de ser receptora de todas las posiciones políticas en juego, sin dejar de reconocer su apoyo a López Obrador, está Venezuela como “ejemplo” de polarización. El libro se publicó en el 2007.
Venezuela hoy está obligada a recomponer el tejido social rompiendo la polarización en aras de la auténtica y verdadera Unidad Nacional, sin desmerecer los esfuerzos que, cualquier sector, haga en ese sentido, por ej., el de la MUD.
Invitaban en esos días a la Resistencia Civil que es frontera entre el pacifismo y la desobediencia, citando a Gandhi, Martín Luther King, y esgrimían por fundamento las posiciones filosóficas de H.D. Thoreau.
Los políticos pretenden resolver todo a través de la justicia que ellos se encargaron de destruir.
El Estado de Derecho es respetable sólo cuando exista la certeza social de las mayorías que el gobierno lo acata.
El malestar social no surge de la paz, sino de una violencia previa. México es un país de millones de excluidos, en su mayoría, indígenas. Es agresiva la riqueza, la pobreza es la que aguanta.
A José Martí se le cita en su afirmación de que todo un pueblo puede tener la dignidad de un solo hombre.
Sólo un cambio verdadero garantiza en México, Patria para todos.
La ley es incómoda cuando se aplica y cuando debemos someternos a su lógica. Pero más peligroso es favorecer la consolidación de un poder que se acostumbre hoy y mañana a no tener ley.
Poniatowska sostiene que la derecha de toda América latina usa a Chávez para asustar a la gente. Es el nuevo Fidel Castro.
Se hacía mención a la falta de debate y a la falta de proyecto país.
Se afirma que un buen cristiano es el que realmente se preocupa por su prójimo.
Democracia es diversidad, pluralidad, escuchar a todos, ya que, oír al otro engrandece.
Levantarse en armas, no; levantar las almas, si. Es una revolución de las conciencias. En esto de las revoluciones hay una cita de I Ching: “Las revoluciones que mejoran, que regeneran, son siempre necesarias, sin embargo, hemos de tener en cuenta que toda revolución significa conflicto, lucha, antagonismo, oposición. Por eso las revoluciones son algo serio a lo que sólo hay que recurrir en momentos de verdadera necesidad, en aquellos momentos en los que no queda otra solución”.
Andrés Manuel López Obrador es un caudillo, que se dice de izquierda y después dice que no lo es. No escucha. No escoge buen equipo. No es estadista. Es más agitador social que estadista. El PRD se debatió entre ser partido y movimiento social a la vez. Como ser gobierno y oposición conjuntamente. Él lanzó al Zócalo a sus seguidores, millones, por cierto, porque consideró, con pruebas irrefutables, que hubo fraude a favor de Felipe Calderón. Denunció el inmenso ventajismo que venía del apoyo de Vicente Fox a Felipe Calderón.
Hay una parte del libro-crónica, tipo novela, donde se deja sentado, que el mundo va hacia la derecha. Que eso responde a una balanza izquierda luego derecha para que todo siga igual o peor. El poder de la izquierda es hoy más potencial que real…
Cuauthémoc Cárdenas, en carta dirigida a Elena, desenmascara a Andrés Manuel López Obrador afirmando que, su proyecto económico era el mismo de Carlos Salinas de Gortari, y el que hubiera puesto en ejecución de haber sido presidente.El libro de Elena Poniatowska habla más allá de las fronteras de México. ¿Verdad?

domingo, 6 de junio de 2010

Juntos como hermanos, miembros de la Iglesia

“Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella” (Mt 16, 18)
Cuando estoy en la iglesia Santísimo Sacramento, de la Urbanización Las Lomas, observo en varios sitios un afiche donde se hace un llamado – invitación a los jóvenes a hacerse sacerdotes. En ese afiche se aprecia la figura de un eximio sacerdote. Se trata de Monseñor Domingo Roa Pérez, quien fuera Arzobispo de Maracaibo durante muchos años y quien se ganó el respeto, la admiración y el querer de la feligresía zuliana. Que brille para su espíritu la luz eterna.
Es una invitación que lleva implícita la falta de muchas vocaciones sacerdotales. Se ha dicho que, en la Iglesia, planetariamente hablando, cada día hay menos curas. Hay mucha mies y pocos servidores.
Lejos de constituir una preocupación, la Iglesia ya tiene soluciones que pasan por caminar juntos como hermanos, sacerdotes, diáconos, laicos comprometidos y preparados, grupos y fieles en general. Y es que, durante su historia sagrada, la Iglesia siempre ha sido movida por el Espíritu Santo para encontrar sabiamente soluciones a las crisis, tempestades y tormentas internas y externas.
“…a los laicos hombres y mujeres, en razón de su condición y misión, les corresponden ciertas particularidades, cuyos fundamentos, por las especiales circunstancias de nuestro tiempo, hay que considerar más profundamente. Los sagrados pastores conocen muy bien la importancia de los laicos al bien de toda la Iglesia” (Constitución Jerárquica de la Iglesia y particularmente el Episcopado. Capítulo IV. Los laicos. Concilio Vaticano II).
Es importante destacar lo de la obediencia de fe y su observancia. El ejemplo a seguir es el de Cristo, “…aceptar con prontitud y cristiana obediencia todo lo que los sagrados Pastores como representantes de Cristo, establecen en la Iglesia en su calidad de maestros y gobernantes. Y no dejen de encomendar en sus oraciones a sus Prelados…” (Constitución citada).
“Los sagrados Pastores, por su parte, reconozcan y promuevan la dignidad y la responsabilidad de los laicos en la Iglesia. Recurran gustosos a sus prudentes consejos, encárguenles, con confianza, tareas en servicio de la iglesia y déjenles libertad, campo de acción, e incluso denles ánimo para que ellos, espontáneamente, asuman tareas propias. Consideren atentamente en Cristo, con afecto paterno” (Cfr. 1 Tes 5, 19; Jn 4, 1. Constitución citada).
Maestros para formar y capacitar a laicos. Que éstos – fieles cristianos – apoyados por sus párrocos (con el párroco siempre, contra el párroco nunca), acudan, voluntariamente, a formarse en los institutos y universidades católicos.
Es necesaria esa formación para la existencia de buenos catequistas y eficaces ejecutores de los numerosos ministerios de la Iglesia.
La evangelización depende de buenos catequistas.
Un sacerdote, destacado biblista, nos decía siempre que él prefería un laico preparado y no un sirviente de cura.
Las crisis están haciendo mirar hacia atrás sin dejar de mirar el presente y todos los avances. Hay que volver al Evangelio, a Cristo y a su debilidad, que es la forma de ser de la Iglesia. Es renovación que no revolución.
La realidad del laico ha de ser comprendida a cabalidad en medio de un mundo en mutación. La Iglesia lo entiende, por su sabiduría inspirada por el Espíritu Santo.
Oración. Señor permite a los sagrados Pastores caminar siempre juntos - como lo han venido haciendo - con diáconos, laicos preparados y feligresía en general, en beneficio de la Iglesia que tiene como cabeza a Jesucristo. Dios mío, permite que hayan más sacerdotes, muchos pero muchos más, santos y sabios, comprensivos de la mutación del mundo actual.