lunes, 1 de noviembre de 2010

OCCI - Orientacion Cristiana y Ciudadana Noviembre 2010

“Me esfuerzo por tener constantemente una conciencia limpia ante Dios y ante los Hombres” Pablo (Hechos 24, 16).


Editorial. Para nosotros los zulianos, el mes de noviembre es de fe y alegría porque se celebra el Día de la Chinita.
Es de fe cristiana, de amor a la Virgen María, que apareció en una tablita en el Lago de Maracaibo. El 18 de noviembre la religiosidad popular es grande. El pueblo acude a la Basílica y durante una semana celebra la Feria de la Chinita. Gaitas, el amanecer, el tradicional juego de béisbol – en honor a Luis Aparicio, ese día subió al profesional de las manos de su padre, el grande de Maracaibo -, exposiciones, etc., son algunas manifestaciones de esos festivos días.
A todos les pido que se cuiden y que disfruten sana y cristianamente esos días.


Del amor. Pablo afirma del amor lo siguiente: El amor es paciente, servicial y sin envidia. El amor no se deja llevar por la ira, sino que olvida las ofensas y perdona. El amor disculpa todo: todo lo cree, todo lo espera y todo lo soporta. El amor nunca pasará.


Ciudadanía. Propongo el diálogo permanente a todos los sectores de la vida regional y nacional para que juntos sigamos construyendo la Gran Unidad Nacional y la reconciliación entre todos los venezolanos. Sería una estupidez e insensatez – por no decir irresponsabilidad – no hacerlo. Venezuela lo requiere para la paz y la justicia, sinónimos de bienestar y progreso.


Del sabio Einstein. “No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura”.


El Bien. Dice Erich Kästner que “no hay más bien que el que se hace”. Para Jesucristo todos los días son para hacer el bien, de allí que afirma que el sábado no es
sólo para el descanso – entiéndase el domingo – sino para curar también (Lc 14, 1 – 6).


Dar gracias siempre. A Dios no hay que pedirle sino darle gracias por todo. A las personas agradecidas fluye la vida. El agradecimiento mantiene el fluir de la vida.


Sonríe. Recuerda que debes sacar de ti una dulce sonrisa. La Madre teresa decía a sus hermanas: “Una sonrisa es el principio del amor. Sean amables y misericordiosas. Hagan que quien se acerque a ustedes se sienta mejor y más feliz al marcharse”.


Humor con Lérida Molero de Inciarte. ¡AY MAMA! No sé si casarme con el contador o con el militar, le dice una joven muy confundida a su Madre.
- No lo pienses más, hija. Cásate con el militar. Saben cocinar, tender la cama y recibir órdenes.

Recuerda que el voto es tu arma para sacar adelante a Venezuela. No lo olvides nunca.


Asiste a misa, la Santa Eucaristía, cada domingo – y todos los días, si puedes – y ora mucho por Venezuela y por el mundo entero.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo