lunes, 18 de octubre de 2010

La afirmación venezolana

Cuando escucho a jóvenes diciendo “me voy de Venezuela porque aquí no se puede vivir” y además se autodestruyen hablando mal de ellos mismos, me hacen recordar, una vieja, pero vigente obra, que lleva por título Lo afirmativo venezolano. Creo que, su autor, es Augusto Mijares, que recomiendo leer.
Pues bien, les recuerdo a quienes piensan y actúan de esa negativa manera, que nosotros tenemos muchas cosas positivas. Una, que somos capaces de reír, no obstante las dificultades del presente, de nosotros mismos… Hay que leer la cantidad de chistes que circulan por la red. La risa, el humor, es positivo. Es un valor. Es afirmativo venezolano.
Andrés Bello se fue de Venezuela y resulta que se destacó en Inglaterra, y luego en Chile. En este país, germinó, y la institucionalidad de ese país se debe a este universal e insigne venezolano. A Bello sólo le faltó ser presidente de ese gran país. No quiso serlo. Es un afirmativo venezolano.
Por cierto, cuando Pinochet, interrumpe por diecisiete años el Estado de Derecho, que tuvo a Andrés Bello como su forjador – no debe perderse de vista que nuestro compatriota era un gran jurista – y Chile inicia su transición hacia la democracia y la libertad – de la que hoy disfruta – Venezuela jugó un papel decisivo, con su ejemplo, para el éxito de esa transición.
Y no sólo Chile, también la democracia venezolana sirvió de modelo para la transición de Franco hacia la libertad. Felipe González debió, en buena medida, su formación política a líderes de la talla de Rómulo Betancourt. Y nadie puede desconocer que González fue un gran gobernante en España. Otro afirmativo venezolano.
Y es que podemos ignorar la pléyade de venezolanos, encabezados por Bolívar, que llevaron libertad a toda la América Latina y formaron Repúblicas, como Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Panamá y Venezuela. Simón Bolívar irradió su obra para el mundo. Es otro afirmativo venezolano.
Hoy vemos a los venezolanos en cualquier escenario mundial destacándose en la música, en el arte, en las ciencias, en los deportes… Es que podemos obviar, al Maestro Abreu y su Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles. Es que podemos dejar de sentirnos orgullosos de Dudamel y de todos esos músicos que, por concurso, han ganado plazas en sinfónicas de Paris, de EE.UU, etc. Es otro afirmativo venezolano.
La inmensa mayoría de los jóvenes y de los venezolanos en general, viven y luchan en Venezuela. Hoy están diciéndole al mundo que, nuevamente, nuestra Patria, va a salir – está saliendo entre aparentes penumbras – en Gran Unidad Nacional y en clima de Reconciliación entre todos, victoriosa. La democracia, la libertad, el Estado de Derecho, con sus propias características, es desde ya, otro afirmativo venezolano.
Afirmar a Venezuela es sentirnos henchidos de orgullo al sabernos nacidos en este país: el más bello del mundo. Viva Venezuela.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo