miércoles, 15 de octubre de 2008

Pío XII, un gran servidor de la paz

De nombre Eugenio María Giuseppe Giovanni Pacelli, nació en Roma el 2 de marzo de 1876 y murió en Castel Gandolfo, Italia, el 9 de octubre de 1958.
Precisamente, por cumplirse 50 años de su fallecimiento, el Papa Benedicto XVI, presidió, el jueves pasado, la Santa Misa en sufragio del difunto Sumo Pontífice Pío XII, quien reinó, como el Papa número 260, desde el 2 de marzo de 1939 hasta su muerte ocurrida en 1958.
En la Homilía, Benedicto XVI, desvirtúa las críticas que, en contra de las actividades de Pío XII, se han formulado sin apego a la serenidad, objetividad y justicia, como la del escritor católico británico, John Cornwell, quien lo llamó El Papa de Hitler y le imputó conducta antisemita.
Ese escritor, en 2004, se retractó. Lo obligó a tomar esa decisión, un estudio llamado El Holocausto en Eslovaquia y la Iglesia Católica, donde la historiadora hebrea Anna Foa, experta en Holocausto, calcula que se rescataron unas 35.000 personas gracias a la labor de Pío XII ( Pío XII Wikipedia, la enciclopedia libre htpp://es.wikipedia.org / )
Analizo la homilía.
Dice Benedicto XVI como el Papa Pacelli trató, por todos los medios posibles, de evitar la segunda guerra mundial. ¨El peligro es inminente, pero todavía hay tiempo. Con la paz , nada está perdido. Todo puede perderse con la guerra ¨. Así les hablaba, de manera sabia, a los gobernantes totalitarios de la época, que siempre serán intolerantes ante quien disienta de ellos, a quienes siempre considerarán enemigos.
Les hablaba de manera valiente a nazis, fascistas y comunistas, todos antisemitas. Les hablaba a gobiernos de terror y criminales.
Al Papa Pacelli le tocó vivir entre gobiernos totalitarios. Ellos ocasionaron la gran tragedia humana que acabó con más de 50 millones de personas.
Bien pudo hacer Pío XII, en silencio, con su voz valiente, en secreto, en ese ambiente que poco permitía la actuación ,en favor de los perseguidos.
El habíase preparado cristianamente para seguir al Señor. Ello le iba a significar pasar por pruebas, dificultades y sacrificios. Seguía a Pedro en aquello de ¨todo lo que te sobrevenga, acéptalo, y en las humillaciones sé paciente, porque en el fuego se purifica el oro, y los que agradan a Dios en el horno de la humillación ¨( 2, 4-5 )
Se entrega a Jesús y a través de El, a Dios. En Jesús encuentra certeza, fuerza, alegría, para resistir y por eso no abandona a su amada Roma en los momentos de horror, ni su cargo, ni su actuación en secreto en favor de los perseguidos.
La Palabra de Dios se convertía en luz de su camino; camino en el que el Papa Pacelli ofreció su consuelo a evacuados y perseguidos.
El Papa Pío XII tenía internalizado en lo más infinito de su ser, que sólo Cristo es verdadera esperanza del hombre; sólo confiando en El, el corazón humano puede abrirse al amor que vence al odio ¨.
Ratificación de su actuación en favor de los perseguidos, en especial, de los judíos, que desvirtúa la imputación de antisemita, la encontramos en lo que dijera Golda Meir en las exequias de Pío XII en 1958.
Acudo a la cita de Benedicto XVI al respecto.
Golda Meir era Ministro de Relaciones Exteriores de Israel.
¿ Qué dijo ?
¨Cuando el martirio más espantoso ha golpeado a nuestro pueblo, durante diez años de terror nazi, la voz del Pontífice se alzó en favor de las víctimas. Nosotros lloramos la pérdida de un gran servidor de la paz ¨.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo