viernes, 10 de octubre de 2008

El justo vivirá por la fe

Abraham es un modelo de fe. Hijos de Abraham son aquellos que viven según la fe. Los que viven según la fe serán bendecidos, junto con Abraham que le creyó a Dios ( Gál 3, 7-14 ).
Vivir no de acuerdo a la observancia de la ley. Esta no justifica a nadie ante Dios, porque el justo vivirá por la fe.
Cristo nos redimió de la maldición de la ley. Esto sucedió con su crucifixión para que la bendición otorgada por Dios a Abraham, llegara también por Cristo Jesús, a los paganos y para que recibiéramos, por medio de la fe, el Espíritu prometido.
Alabemos a Dios de todo corazón ( Sal 110 ).
Al dar por herencia a las naciones, hizo ver a su pueblo sus poderes; poderes para expulsar los demonios.
Jesús nos dice en el Evangelio de hoy, según Lc 11, 15-26, que El los arrojó - a los demonios - por el poder de Dios, que vence a Satanás. Jesús se atrevió a enfrentarlo, a enfrentar el mal.
Jesús y los santos que han venido despuès, han vencido plenamente a Satanás, con exorcismos o logrando apartar a los hombres de los tentadores del mal. El cristiano vence al mal porque tiene a Dios morando en su alma.
Hay que seguir a Jesús. El afirma, contundentemente, que ¨el que no está con El, está en su contra¨.
Jesús, yo confío en Ti. Quiero imitarte. Seguirte. Tu lo puedes todo. Aumenta mi fe. Permíteme vivir por la fe.
La fuerza de Cristo es la verdad, es bien, es belleza. Y cuando esto es conocido por el hombre es de tal fuerza que dificilmente nos podemos apartar del camino.

Fuentes: Catholic.net . El que no está conmigo, está contra mi. Lucas 11, 15-26
Pan Diario de la Palabra. Octubre 2008. No. 180. Págs. 41 y s.s.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo