lunes, 4 de agosto de 2008

Solzhenitzin y su confrontación con el comunismo

Antes de derrumbarse la URSS, Alexander Solzhenitzin, se fue a vivir a Alemania, Suiza y los Estados Unidos de Norteamérica.
Recuerdo cuál fue su declaración al pisar tierra americana. Si la memoria no me hace una mala jugada, él dijo que aquello, el socialismo de la URSS era un horror; pero que lo que veía en USA tampoco era lo que convenía a la humanidad, y creo que fue a vivir en un pueblito del gran país norteño.
Había sido despojado de su nacionalidad soviética e iniciaba un duro y largo exilio, por haber disentido de ese régimen y haber denunciado, como escritor que era, los Gulags, campos de tortura, de vejaciones y de irrespeto a la dignidad huumana.
Obras suyas, son testimonio permanente de valentía, de denuncia, de la triste y dolorosa realidad de los gulags. Entre esas obras se cuentan, ¨Un día en la vida de Iván Desinovich ¨, ¨El primer círculo ¨y ¨Archipiélago Gulag ¨, en mi criterio, la más famosa.
Dije que ¨vivió ¨un largo exilio, exactamente, 20 años. El regresó a Rusia en 1994 cuando ya el oprobioso régimen socialista había caído y gobernaba Gorbachov. Le fue restituída la nacionalidad.
Estando preso, en esos campos de crueldad, llegó a perder la esperanza en recuperar la libertad.
Llegó a pensar en el suicidio, pero pensó que eso no era del agrado de Dios. Siguió pensando en cómo lograr la muerte e ideó huir, escapar, para que un guardia le disparara por la espalda y de esa manera obtenerla. Que sea Miguel Roca ( eldeber.com ) quien lo cuente.
¨Correré... y él ( el guardia ) me disparará en la espalda¨, pensó Alexander. Estaba siguendo el plan, pero entonces vino otro hombre a quien nunca antes había visto y se sentó frente a él, luego empezó a dibujar una cruz en la tierra, en un lugar donde Alexander podía ver. ¨Una cruz ¨, pensó Solzhenitzin... y luego de tres días, para su sorpresa, fue liberado inesperadamente...¨
Continúa Roca: ¨Hay tiempos en los que Dios si interviene y envía mensajeros angelicales para guardarnos ... a fin de que no tropiecen nuestros pies contra el resbaladero¨( Cuando Solzhenitzin perdió toda esperanza ).
Su legado histórico.
La confrontación intelectual con el comunismo y el marxismo. Su rechazo al marxismo. La denuncia de esos campos de concentración para que el mundo supiera que todo era un engaño.
Alexander es un símbolo contra toda dictadura, ya sean, de derecha o de izquierda.
Esa dictadura no le permitía a los soviéticos usar una fotocopiadora. Indudablemente, que,tampoco hubiera aceptado el uso de Internet.
Esa dictadura que no permitía el libre tránsito por el territorio ni mucho menos salir del país ( URSS ); esa dictadura que impedía la entrada de periódicos extranjeros; ese socialismo que ametrallaba a los huelgistas.
Todo esto lo denunció en España en 1976.
Ultimamente, quien fuera Premio Nobel de Literatura en 1970, criticó la falta de democracia real en Rusia, por no contar con una verdadera e importante administración local. Criticó las desigualdades, principalmente culturales, de la Rusia del presente. Murió ayer, 3 de agosto de 2008, en Moscú.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo