domingo, 6 de abril de 2008

Despuès de la Homilìa

Del Sal 15 Protègeme.
Protègeme Dios Mìo, pues eres mi refugio; pero protege a Venezuela, Dios Mìo. Protege a todos los venezolanos.
Tu que eres mi refugio, que tambièn lo seas de todos los venezolanos y de todos los extranjeros que viven en nuestro paìs.
Dios protègenos de la injusticia, de la corrupciòn, de la delincuencia, expresada en delitos de toda calaña, tales, como, robos, atracos, secuestros...
Venezuela no puede seguir asì.
Todos debemos seguir los preceptos de Dios y seguir a Jesucristo y su doctrina.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo