viernes, 1 de febrero de 2008

La oraciòn es mi fuerza

Pablo VI decìa: ¨La oraciòn es mi fuerza¨.
Para benedicto XVI, ¨la oraciòn es el elemento central del camino ecumènico¨.
Recièn, la Iglesia celebrò la Semana de la Oraciòn.
Y el 25 de enero, cuando finalizò, se celebrò el dìa de la Conversiòn de San Pablo.
Pablo fue atraìdo por Jesucristo luego de haber perseguido a los cristianos. Jesùs, le convenciò.
Actualmente, los cristianos de las varias iglesias y comunidades se unen en oraciòn para pedir al Señor la unidad plena de todos sus discìpulos.
Los laicos, principalmente, se comprometen a difundir la doctrina de Jesùs.
¨No cesèis de orar¨, dice Benedicto XVI.
La unidad es tema recurrente desde el Concilio Vaticano II.
Ese concilio se debiò a la iniciativa de Juan XXIII y lo culminò Pablo VI, por la muerte del primero.
A ese Concilio Vaticano II se debe el decreto sobre el ecumenismo. ¨Unitatis redintegratio¨ fue su tìtulo. Y en el se subraya con fuerza ¨el papel y la importancia de la oraciòn por la unidad de los cristianos¨.
Oraciòn y conversiòn sincera; diàlogo teològico de la bùsqueda de formas concretas de comuniòn; oraciòn comùn; contactos fraternales; obedecer la Voluntad de Dios; ante nuestras limitaciones, el abandono confiado en las manos del Señor; son temas que debemos tener presente, meditarlos, y avanzar en la la lucha por la unidad de todos los cristianos.
¨Sòlo en la unidad podemos mostrar realmente a este mundo que lo necesita, el rostro de Dios, el rostro de Cristo¨.
VIS 080123 504

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo