jueves, 21 de febrero de 2008

La grandeza de un lìder

Lìder es un conductor. Es un dirigente cuya primera condiciòn es autodirigirse para poder dirigir.
Otras condiciones: Obedecer y Servir.
El lìder debe obedecer a Dios. No debe desviarse y en caso de que ocurra debe pedir perdòn. Debe enmendar su conducta.
Cuando el lìder conduce confiando en la Palabra de Dios el pueblo le obedece. Pobre del pueblo que se aparta de los preceptos de Dios y trama contra su conductor.
Jeremìas siente la persecuciòn. Lo confiesa al Señor:
¨Entonces dijeron: ¨Vengan y tramemos algo contra Jeremìas, porque no va a faltarle la ley al sacerdote, el consejo al sabio, al profeta la palabra. Vengan e hiràmosle por su propia lengua no estemos atentos a todas sus palabras¨. Jr 18, 18.
Asì le respondìan el pueblo a Jeremìas, pagandole mal por bien.
Jeremìas fue perseguido y sufriò mucho.
Su sacrificio es el mismo que experimentò Jesùs.
Un lìder es un servidor.
¿ Pueden serlo los gobernantes ?
Jesucristo afirma que los ^jefes de las naciones las dominan como señores absolutos, y los grandes las oprimen con su poder¨. Mt 20, 25
Jesucristo le agrega algo màs a sus discìpulos: ¨... el que quiera llegar a ser grande entre ustedes , serà su servidor¨. Mt 20, 26
El Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir...¨ Mt 20, 28
El que sirve reinarà.
Esmerarse por servir es en bùsqueda de la felicidad de los demàs.
Servir es ser ùtil y en ello radica la grandeza del lìder.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo