sábado, 2 de diciembre de 2006

La Palabra. La visita del Papa a Turquía

La visita de Benedicto XVI a Turquía la califico valiente. Quiza podría ser considerada como un paso, muy importante, para el logro de la paz mundial, porque tiene efectos ejemplarizantes que van más allá del ámbito religioso.
También he de destacar la posición de las autoridades turcas que permitieron la existencia de un ambiente conciliador.
Benedicto XVI dejó plasmado para la historia un mensaje que tiene infinidad de destinatarios: ¨El mejor camino hacia adelante es la vía de un diálogo auténtico entre los cristianos y los musulmanes, basado en la verdad, que respete las diferencias y reconozca lo que tenemos en común¨.
Dijo, también, ante su crítico férreo el Mufti Alí Bardakoglu, que ¨las religiones están hechas para la paz y la reconciliación y no deben ser interpretadas de otra manera¨.
El Mufti recordó a Mahoma, la idea de extender la religión ¨a través de la espada¨, Bargakoglu expresó su disposición al diálogo ¨sobre bases
sólidas¨.
El primer ministro de Turquía fue deferente con el Santo Papa al recibirlo al pie de la escalerilla del avión.
Erdogan, el primer ministro de Turquía, manifestó que ¨el islam es una religión de amor y tolerancia¨ y que su país trabaja por una alianza de civilizaciones, impulsada por José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del gobierno español.
Sin duda que Turquía estaría dando un paso trascendente para ingresar a la Unión Europea. Ya cuenta con el apoyo del Papa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo