domingo, 15 de junio de 2008

Despuès de la homilìa. Saber para dònde caminamos

Moisès es instruido por Dios para que se dirija a su pueblo que ya habìa sido liberado por El de la esclavitud vivida por muchos años en Egypto.
Dios liberò a Israel. Ahora quiere sellar con su pueblo una alianza: que se convierta en pueblo sacerdotal.
Que siendo un pueblo sacerdotal cumpla con la Palabra del Señor. Que alabe a Yahveh constante y permanentemente. Que proclame la Escritura Sagrada.
Que lamentable es un hombre que no sepa para dònde camina. Vive sin ton ni son, vive inseguro y fracasado.
No ocurre asì con el creyente que, teniendo voluntad, a travès de un acto intelectual, abraza la fe.
Jesùs viendo a las muchedumbres sin orientaciòn elige a 12 discìpulos para que lleven la Palabra, su Palabra, su Doctrina, a la mies que està rica pero que carece de trabajadores.
Es la situaciòn de la Igesia de hoy. Escasean sacerdotes. Por eso, todos debemos estudiar las sagradas Escrituras y llevarla a la muchedumbre desorientada del presente. Es un reto para todos y no sòlo para sacerdotes.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo