lunes, 30 de enero de 2012

La felicidad verdadera viene de Dios

“El Reino de Dios no es comida, ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo” (Rom 14, 17)

Nadie puede negar que vivimos tiempos difíciles, de mucha violencia. Son momentos de angustias, incertidumbres, tristezas y presentimientos.

Se ven muchas caras con expresión de baja estima.

A quienes puedo aconsejar les digo: No pierdan la autoestima.

Grave es tomar caminos que conducen a la perdición. Buscar, a todo trance, la felicidad en el dinero para hacerse adictos del alcohol, de las drogas o del sexo sin sentido y sin compromiso.

No me ubico entre quienes consideran que el dinero o el tener no hacen falta para vivir alegres o contentos; pero, enfáticamente, afirmo, que no logra la felicidad y la alegría verdaderas. Muchos menos las drogas…

La felicidad es un estado de ánimo del que se encuentra contento y satisfecho. La alegría un sentimiento grato, de gozo, generalmente, por un motivo placentero.

Puedo demostrar que esa felicidad verdadera nos la da Dios. Solo siguiendo la Palabra de Dios, leyéndola, estudiándola e internalizándola en cada uno de nosotros la alcanzamos, con una estrecha relación con el Señor, con Jesús y el Espíritu Santo. En esto, está, el contento, la satisfacción, el sentimiento grato y vivo de gozo.

Leer la vida de santos y de mártires de nuestra Iglesia Católica nos permite constatar esa felicidad, esa alegría, y hacerlas nuestras.

La Biblia nos enseña: Tu diste alegría a mi corazón, mayor que la de ellos cuando abundaba su grano y su mosto (Sal 4, 7); el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, fe (Gal 5, 22); fueron halladas tus Palabras y yo las comí, y Tu Palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón (Jer 15, 16).

Jesús nos predica que, interesándonos por los demás, somos felices.

Para mí, la felicidad es estar en la Eucaristía, principalmente, el domingo… porque ese día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo. ¡Aleluya, aleluya! Salir de ella a proclamar sus maravillas.

Recuerda que siempre habrá problemas. Que estos nos invitan a estar más cerca de Dios y que Él nos enseña que ante los mismos es nuestra actitud la que cuenta. Seguir a Jesucristo es la mejor actitud ante los problemas y los tiempos difíciles del presente. Sigámoslo.

2 comentarios:

  1. Muchas Gracias por Compartir esa sabiduría que ayuda a otros a acercarse al Señor . Siempre he creído y afirmo que la Veradera Felicidad está en seguirle a EL . Dios Padre, Nuestro Señor Jesucristo y Espíritu Santo . Sin EL, Nada somos y todo quehacer debe partir de ÉL y retornar aEL ..
    Este artículo me gusta mucho porque de un modo sencillo, franco y directo lleva el mensaje de Dios a los hombres, para acercarse a EL. Leer , internalizar su Palabra , entender el mensaje de Cristo, buscarle ...
    Que Dios le siga Bendiciendo y llenando su vida, intelecto para que pueda continuar como puente, como instrumento en la búsqueda de la verdadera felicidad :) ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escribir y que Dios le bendiga, en nombre de Cristo y del Espíritu Santo.

      Eliminar

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo