miércoles, 29 de julio de 2015

La fraternidad se hace indispensable en el mundo presente

“La sociedad cada vez más globalizada nos hace más cercanos, pero no más hermanos” (Benedicto XVI, Caritas in veritate, 19).
La globalización no cuenta, entre sus aspectos positivos, a la hermandad. Las desigualdades sociales y económicas aumentan; la pobreza y la injusticia le acompañan. No puede ser de otra manera.
Una persona honesta, competente, de buena fama en esta sociedad, afirma que siempre han existido y existirán. De acuerdo; pero, si siguen avanzando, a extremos de que para el subcontinente latinoamericano, 208 millones de personas están a punto de regresar a la pobreza, la situación será cada día más explosiva. No importa talentos, el ser buenos trabajadores, eficientes! Para fuera ya!
Brilla la cultura de la indiferencia ante lo que sucede. El descarte se extiende, ya no sólo a viejos, niños, sino a jóvenes que no tienen oportunidades de ingresar a empresas para optar a un trabajo digno y bien remunerado. Indudablemente tiene razón, Francisco, al plantear en “Laudato si”, ecología integral, que abarque dimensiones humanas y sociales (No. 137).
La convivencia “se parece cada vez más a un mero do ut des pragmático y egoísta” (Francisco, 1 de enero de 2014, Primer Mensaje suyo por la Paz). No puede ser de una manera distinta.
Poco importa la suerte del hermano. Parece que Caín reapareciera para asesinar a su hermano, Abel.
Jesús quiere recordarnos, en todo momento, que “somos hermanos” (Mt 23, 8-9).
No puede haber paz sin fraternidad. Es causa de pobreza. Ella es fundamento y camino hacia la paz.
Según Pablo VI debe reinar, no sólo entre las personas sino también entre las naciones. La paz es “desarrollo integral de los pueblos” (PP); para Juan Pablo II es “opus solidaritatis” (SRS).
La igualdad de oportunidades, que es de corte liberal, no se logra con una injusta distribución de la riqueza. La excesiva desigualdad en su distribución, lleva, de manera urgente, a definir y aplicar políticas que la atenúen.
Cristo nos enseña a servir, porque el servicio es el alma de esa fraternidad que edifica la paz (Francisco)
Sin amor a Dios no hay fraternidad, ni solidaridad.
Seamos fraternos si queremos un mundo mejor que el actual. Ni con el muro de Berlín, ni el que asoma Donald Trump en la frontera Mexico-Texas como se atenúan o se solucionan los problemas socioeconómicos en paz. El primero fue derrumbado y el segundo, ¿Qué suerte correrá?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo