viernes, 21 de febrero de 2014

La renovación de la Iglesia

El Evangelio donde deslumbra gloriosa la Cruz de Cristo, invita insistentemente a la alegría (EG, 5)
Francisco, apelando al carácter misionero de la Iglesia – la transformación misionera de ésta – la invita a salir a la calle a anunciar el  Evangelio. Es una exhortación para obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, diáconos y fieles laicos, contenida en Evangelii Gaudium.
Quiere nuestro santo Papa que los pastores, los evangelizadores, huelan a ovejas (EG, 4), yendo hacia donde están los alejados de Cristo y los no creyentes, llevando el Evangelio de Jesús: la Palabra de Dios.
Los sacerdotes, encabezados por los obispos, deben involucrarse más en el sufrimiento de los hombres y mujeres del mundo actual. Hacer colas, aguantar las inclemencias que, en el caso Venezuela, vivimos los que vamos al mercado y en odisea indignante nos conseguimos con el NO HAY.
No es sólo estar en los confines de la Parroquia o en el Templo esperando a los fieles. Es visitar hogares y enterarse a cabalidad por la vida del pueblo. A muchos no se les ve. Para lograrlo hay que acudir a la Iglesia.
Francisco habla de fidelidad vocacional. Podría estar refiriéndose a la falta de vocación como causa de esa ausencia y por qué no de esos “escándalos” que le “avergüenzan”.
Yo he pensado que los verdaderos retiros espirituales en el desierto – como lo hacían los de vida monacal o lo hacen – se purifican de los pecados y robustecen la vocación, que estimulan el ánimo, vencen el desánimo, la frustración, alejan del pecado y se enriquece el ministerio.
Francisco habla de conversión pastoral y misionera en los consagrados a la vida religiosa, de entrega absoluta al servicio de los demás.
La vida se acrecienta dándola y se debilita en el aislamiento y la comodidad. La opción misionera es capaz de transformarlo todo mediante un proceso evangelizador que urge ante el secularismo, el relativismo y el tomar la religión a la medida, a la conveniencia de cada quien.
La parroquia debe estar en la calle. Hacerse presente con el contacto personal, en los hogares y en la vida del pueblo. Los párrocos podrían organizar visitas por todos los linderos de la parroquia. No voy a dejar sentada una generalización, habrán excepciones.
Los obispos deben ir al frente indicando el camino, cuidando la esperanza del pueblo, convenciendo de que nada ni nadie podrá quitarle la esperanza ante las dificultades.
Francisco está dando ejemplos en pensamiento, en expresión de éste y en acciones que pareciendo simbólicas hablan por sí solas. Para él, el Papado no se escapa y, por tanto, plantea su conversión, evitando una excesiva centralización. Dice: “No es conveniente que el Papa reemplace a los episcopados locales en el discernimiento de todas las problemáticas que se plantean en sus territorios. En este sentido, percibo la necesidad de avanzar en una saludable descentralización”.
Son notas, que surgen de la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium que está dirigida a toda la Iglesia e Iglesia somos todos. Interpela los corazones para la acción.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo