lunes, 8 de abril de 2013

La luz de los pueblos a través de la Web

"World Wide Web" se refiere a la navegación por internet, la página Web, como, ya, comunmente, se le conoce. No estar en la red Internet es "casi" no estar en el mundo. Son las redes de ordenadores o computadoras conectados entre sí, por el planeta tierra.
Decir no tengo correo electrónico, o no se chatear, es ser visto como un ser humano anclado en el atraso.
Consciente nuestra amada santa Iglesia, de la realidad de la sociedad de la información, desde los inicios del avance tecnológico de los medios de comunicación social (los rediomensajes de Pío XII han de ser recordados siempre), no se quedó en el pasado, y, de inmediato, pasó a tenerlos. En Maracaibo, para no ir muy lejos, La Voz de la Fe, a través de la radio en AM, camina hacia su centenario de existencia, amén de otros medios impresos y televisivos que, caminan. También están en la Web.
Hoy la Iglesia consciente cada día de la penetración de los mcs, que, algunos dicen están en pañales en cuanto a desarrollo se refiere, se ha propuesto, firmemente,  llevar la Palabra de Dios por Internet. Benedicto XVI, nuestro santo Obispo Emérito, dio la pauta con su presencia en la red y Francisco, nuestro santo Papa, continuará.
Llevar la Palabra de Dios al mundo, en este tiempo del Año de la Fe y de la Nueva Evangelización, es proceder de conformidad con la Constitución dogmática Lumen Gentium, luz de los pueblos. Es transmitir el Evangelio de Cristo por Internet, léase, por YouTube, o Facebook, o por una página Web.
Todos los cristianos católicos, encabezados por los sacerdotes consagrados, desde la Jerarquía Eclesiástica, los religiosos y los fieles laicos, debemos navegar por la red de Internet a diario, inculturizando a una sociedad que, en buena medida, se ha alejado de Dios, cayendo en relativismo moral y en secularización.
Cristo es luz que navega a través de imágenes. El es el primer gran comunicador. No olvidemos que, todos, que somos Iglesia, no debemos olvidar la Palabra y el contacto personal, en especial con los más necesitados, teniendo en primer término a los pobres. La opción preferencial de la Iglesia son los pobres.
Con Internet y con el contacto personal, con la Eucaristía, estaremos en las mejores condiciones de ir por el mundo a llevar la Buena Noticia, en esta sociedad de información desmedida, que necesita de valores cristianos con urgencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo