martes, 12 de marzo de 2013

La educación cristiana es prioritaria


Con cariño eterno dedico estas notas a Monseñor Domingo Roa Pérez.
Si algo tenemos que tener claro, es la importancia de la catequesis. La enseñanza de la religión no es una simple información, es mucho más que eso. Es una forma de enseñar a vivir la vida… Los alumnos tienen que tener los medios a su alcance para poder conocer el cristianismo. Palabras más, palabras menos, del santo Papa Emérito, Benedicto XVI, cuando era Cardenal (La sal de la tierra).
Nosotros los católicos debemos leer con detenimiento la declaración Gravissimum Educationis, emanada del Santo Concilio Vaticano II, en estos tiempos del Año de la Fe y de una Nueva Evangelización, para tener en la conciencia el por qué es prioritaria la educación cristiana.
Su importancia es decisiva en la vida del hombre para su influjo en el progreso social actual.
Y es que la educación es tanto para niños, jóvenes y adultos. Nunca es tarde para aprender, emprender y progresar. Con la educación se logra una participación más activa en la vida social y en especial en la economía y en la política.
Hoy tenemos que aprovechar, en positivo, los medios de comunicación social, para educar y evangelizar, y para educarnos también.
La educación se enmarca en los derechos primarios de los hombres, y sobre todo de los niños y de los padres. Es un asunto del cual los padres no se pueden desentender o desligar. Es de sumo interés para ellos, el estar pendiente de la educación de sus hijos.
En la declaración mencionada, que versa sobre la educación cristiana, a la Santa Iglesia “le toca también una parte en el progreso y en la extensión de la educación”. Ella lo ha entendido así, tanto ayer como hoy. Basta con observar su presencia en el campo educativo.
La educación es un derecho humano fundamental que busca la verdadera libertad, para superar obstáculos con valor y constancia de alma.
La educación cristiana, insisto, es prioritaria, porque no sólo busca la madurez humana, sino que los bautizados se hagan en el día a día más conscientes de la fe en Cristo y estén en condiciones de promover la elevación cristiana del mundo, del actual que, como nunca, necesita del anuncio de Cristo.
La Iglesia se vale de muchos medios para cumplir esa función de educar. Per se, ella es educadora en la santa Eucaristía a través de la Liturgia de la Palabra; pero utiliza otros medios, tales como los de comunicación social (Facebook, twitter, entre otros, de internet o redes sociales), de grupos culturales, deportivos, asociaciones de jóvenes, escuelas, liceos, universidades e institutos. Yo desearía ver más extendidas las escuelas bíblicas parroquiales, institucionalizadas para el servicio del ministerio de la Palabra de Dios.
Pues bien, a los educadores, la declaración les exhorta a que sean perseverantes de manera generosa en la formación de los alumnos en el Espíritu de Cristo, en el arte pedagógico y en el estudio de la ciencia, de forma que, no sólo promuevan la renovación interna de la Iglesia en estos tiempos de cambios que se vislumbran, sino que sirvan y acrecienten su benéfica presencia en el mundo de hoy, sobre todo en el intelectual, teniendo siempre en cuenta que la enseñanza de la religión no es mera información, es más que eso. Es enseñar a vivir la vida amando a Dios y al prójimo como a sí mismo, teniendo fe inquebrantable en Cristo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo