lunes, 19 de septiembre de 2011

En estos tiempos de cambio

“El que más ama está más cerca de Dios”.
Ante las andanzas de esta maravilla, que es obra de Dios, el ser humano, quizás sean convenientes algunas recomendaciones para asumir el reto de vivir estos tiempos. Las expongo a continuación:
1.- Tener siempre presente: Para Dios nada es imposible.
2.- Dejarse amar por Dios y sentirse amado por Él. Amar a Dios por encima de todas las cosas.
3.- Dar la vida por amor. Lo hizo Jesucristo al amar, hasta el extremo de dar su vida por todos, pecadores, sin ser Él pecador.
4.- Confiar en la infinita misericordia de Dios.
5.- Tener fe, creerle a Dios y entregarse a su Voluntad.
6.- Como al Señor nada le es imposible, Él sabe lo que somos porque nos conoce (Leer pausadamente, meditándolo, el Salmo 139).
7.- Dedicarse al trabajo o al servicio, o a la labor evangelizadora, con amor.
8.- Nunca sentirse derrotado. Levantarse siempre de las caídas.
9.- Estar dispuesto a emprender una obra, desarrollar una idea o un proyecto. No detenerse ante las dificultades.
10.- Transformar lo negativo en positivo.
11.- Ver a Dios en cada semejante.
12.- Creer en uno mismo. Tener confianza en los recursos de uno mismo.
13.- Necesitar de todos y aprender de ellos.
14.- Llenarse del Espíritu Santo.
15.- Tener presente que los caminos de Dios solo Él los conoce.
16.- Amar al prójimo como a si mismo.
17.- Saber perdonar a los demás y perdonarse a si mismo (Sanar las heridas).
18.- Hacer silencio varias veces al día para orar. Oración que es de contemplación interior y de hablar con Jesucristo. Escucharle y poner en práctica lo escuchado.
19.- Orar sin cesar. Hacer plegarias, suplicas, rezos, rosarios, y no dejar de asistir a la Santa Eucaristía dominical, si lo puedes hacer con más frecuencia, mejor. Leer, estudiar, la Sagrada Biblia.
20.- Mirar siempre con el corazón. Luchar por tener uno de carne y no de piedra.
21.- Interesarse por la suerte de los demás. Ser caritativo y solidario.
22.- El amor salva.
23.- Dialogar. El diálogo se nutre del silencio ante la conversación del interlocutor. El silencio permite no interrumpir esa conversación. Se logra aprender al escuchar.
Son algunas recomendaciones que he querido llevar a todos, luego de haber tenido, durante los días 9 al 11 de septiembre, un retiro espiritual en El Jabón, donde la Congregación de las Hermanitas de los Pobres de Maiquetía; retiro que fuera organizado por la Familia Chevalier de los Misioneros del Sagrado Corazón.
Recomiendo, también, conocer Jabón, estado Lara. Es un pedacito de cielo. ¡Que belleza! ¡Que linda es Venezuela!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo