viernes, 27 de enero de 2017

Los distintos ministerios en la Eucaristía

“los que participamos en la Eucaristía tenemos el compromiso de transformar nuestras vidas…” San Juan Pablo II
El Profesor, Doctor en Teología, Felix Palazzi, nos sirve de guía, desde nuestra posición laical, integrante de una “santa clase media” (Francisco dixit) que, según el Pontífice, está en vía de extinción por su empobrecimiento galopante, que hace imprescindibles cambios en el sistema económico internacional y en la Iglesia. El Papa cree en el diálogo en esos procesos de cambios epocales y es la mejor vía para la solución de conflictos.
Uno de esos cambios es aceptar que todos los ministerios son esenciales para que la Eucaristía pueda celebrarse. Todos los católicos nacemos como laicos y por el bautismo quedamos definidos, por el seguimiento en la fe en el Dios de Jesús, por la participación en la Eucaristía y en la lucha por el reino de Dios.
¿Por qué se produjo ese distanciamiento entre el ámbito clerical y el ámbito laical que todavía sigue reinando, no obstante, que ya se habla desde la jerarquía del protagonismo de los laicos?
La historia nos dice que en el siglo III d.C “la conformación de la estructura eclesial produce ese distanciamiento y que hoy, aquí y ahora urge un nuevo talante eclesial y desarrollar la identidad laical”
De esas definiciones, surgirá un nuevo modo o manera  de “seguimiento a Jesús”, que es esencial, sin dejar nunca la misa o la Eucaristía. En mi criterio, ser novedosos en la evangelización de la comunidad, de la sociedad, que camina de prisa, sin mirar a Dios, negándolo, no pocas veces. Responderíase así a una Iglesia en salida, cada día más cercana a la periferia, a lo humano, a ese olor de oveja del que habla Francisco. Una Iglesia que no sea cercana a las personas podrá ser cualquier cosa pero menos Iglesia.
El laico o la laica viven inmerso en una sociedad de injusticias. Muchas veces abandonados por quienes tienen muy lejano lo que es ser humano, “quizás porque muchas veces se quiere construir lo cristiano sobre bases falsas humanas, tenemos los falsos hombres y falsos cristianos (lo afirmaba Monseñor Romero en homilía del 31-12-1978, en plena guerra civil de El Salvador), por una ritualización del sacramento o por algunas fallas por la falta de una buena formación litúrgica de pastores y fieles” (Concilio Plenario Venezolano. CMF 10-11).
Tenemos que caminar unidos, como lo que somos, el Cuerpo de Cristo, en fraternidad,  fortalecidos con el cuerpo y sangre de Jesús y llenos del Espíritu Santo, formando un solo cuerpo y un solo Espíritu (Anfora 3 del Misal Romano).
Y no olvidar que los laicos “son todos aquellos sin los cuales la Iglesia sería vista como un absurdo” (Henry Newman). “La Iglesia se constituye en el sacerdocio común de los bautizados y no sobre el ministerio ministerial, este último está al servicio del sacerdocio común y no a la inversa” (LG 24, antepone el capítulo “Pueblo de Dios” al del Ministerio Jerárquico. Eclesiología de comunión)
Es harto posible que este tema, Repensar la Ministerialidad Eclesial, desde la existencia laical, Aquí y Ahora, del Profesor Palazzi, sea motivo de mucho interés en el Primer Encuentro Iberoamericano de Teología, que con la participación de 40 Teólogos de habla hispana, organizado por el Dr. en Teología Rafael Luciani, se celebrará en el Boston College, en Boston, en los primeros días de febrero. A mí me ha servido para la exposición de estas breves notas que tienen por finalidad exhaltar la horizontalidad entre sacerdotes o jerarquía y laicos, siempre respetando a ésta, porque de su sabiduría que viene de Dios en buena medida depende nuestro alimento de la espiritualidad cristiana. Es el espíritu del Concilio Vaticano II que convocara el Papa Bueno, san Juan XXIII y que desarrollara y culminara un incomprendido adelantado en la historia, el hoy Beato Pablo VI.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo