lunes, 14 de marzo de 2016

La Doctrina Social de la Iglesia (DSI) siempre es nueva

“Hermanos: El que vive según Cristo es una creatura nueva; para él todo lo viejo ha pasado. Ya todo es nuevo” (2 Co 5, 17-21)
No existe un momento donde no necesitemos de la presencia de la Iglesia. Amo, por tanto, a todos los sacerdotes e imploro, suplico a Dios que haya muchos sacerdotes, muchos sacerdotes santos, se incrementen las vocaciones para servir de manera consagrada y ordenada a Dios. Señor danos diáconos, muchos diáconos santos, danos familias santas, laicos santos… danos la paz, dale la paz a Venezuela, dale la paz al mundo.
La Iglesia es Maestra de Vida. Cada homilía es orientación social que emana, como fuente y tesoro inagotables, del Evangelio de Jesús, el Fundador de la Iglesia.
La Iglesia durante más de dos milenios ha adecuado el Evangelio a los acontecimientos históricos, a las realidades. Nunca se ha aislado, ni ha entrado en silencio, no obstante su claroscuro deviniente de nuestra condición de hombres y mujeres pecadores, dispuestos  al arrepentimiento. La Iglesia ha sido voz de los que no tienen voz, ayer, hoy, mañana; aliento, ánimo, consuelo, refugio y amparo. Ella, como sabia que es, que conoce las profundidades del alma humana, de los dolores y sufrimientos del hombre, ha discernido lo que ocurre indicando el rumbo a seguir. El Espíritu Santo la ha iluminado en toda circunstancia dura, difícil y compleja. Nada humano le es indiferente ni desconocido.
El Evangelio es la fuente, la savia de la DSI, por eso es siempre novedosa, como Cristo, que la inició, nunca caduco, nunca obsoleto, nuevo por la eternidad.
Es harto probable que la DSI necesite de más conocimiento por parte de todos los cristianos para que la realidad, del mundo actual, sea iluminada por ella para su transformación en uno fundado en la civilización del amor. Requiere, por tanto, de más difusión, de más semanas al año, de cursos permanentes parroquiales, talleres, conferencias, escritos o artículos en las redes sociales, que llegue a la periferia juvenil.
La periferia juvenil no es sólo compuesta o conformada por jóvenes cronológicos sino por espíritus juveniles ansiosos de tener una fe en Cristo más fecunda para servir al Reino de Dios. “Ningún cristiano verdaderamente comprometido con la causa del Reino de Dios y que quiera hacer fecunda su fe, puede desconocer la enseñanza de la Doctrina Social de la Iglesia; por el contrario, está llamado a aplicarla en el medio familiar, laboral, político y económico en que vive” (Sebá López, Hernando)
Hace años que vengo difundiéndola en distintos escenarios, en especial, el de las redes sociales que llega a destinos o sitios insospechados y desconocidos… pero llega.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo