viernes, 6 de noviembre de 2015

La brecha entre ricos y pobres (Rerum Novarum)

Cuando el 15 de mayo de 1891, el Papa León XIII pone en vigencia la Carta Magna de la Iglesia en cuestiones sociales, se planteó, en dicha Encíclica, que, la problemática dantesca de los obreros, era de solución urgente. Ese planteamiento poco fue atendido porque no pasó mucho tiempo cuando se produjeron las dos guerras mundiales con sus consecuencias de sangre, lágrimas y dolor de los pueblos en pugna, donde más de cien millones de seres humanos perdieron la vida. El totalitarismo nazi-fascista llevó la batuta con el holocausto que mató a millones de judíos, por razones racistas, y los trabajadores fueron esclavizados. La URSS, con Stalin a la cabeza, después de la segunda de esas guerras, la más espantosa y cruel, con el socialismo real (comunismo) como sustento, asesinó a millones de seres y los campos de concentración emulaban los nazistas o hitlerianos. La producción económica se mantenía con la esclavitud de los proletarios.
La situación actual es de exclusión. La brecha entre ricos y pobres es alarmante y crece cada día.
Rerum Novarum nacía para condenar el socialismo porque negaba la propiedad privada y apelaba a la lucha de clases, excitando a los pobres a odiar a los ricos; condenaba, también, al capitalismo liberal al que atribuía la responsabilidad de la “cuestión obrera”.
Ahora ocurre que, la alianza capitalismo-socialismo, fascista, es el modelo político y económico para mantener esa brecha que permite ganancias obscenas con trabajadores manuales e intelectuales mal pagados, sin sindicatos, sin asociaciones en su defensa, sin seguridad social, Y lo más grave, se funda en lo palabrero en el socialismo, en una supuesta igualdad, generando pobreza y más pobreza, barrios paupérrimos, sin salubridad, semilleros de delincuencia.
Ya es inaguantable la brecha. Se habla de la cercanía de la tercera guerra mundial, que sería la aniquilación o exterminio de la humanidad sobre la faz de la tierra.
Sigue vigente la Carta de León XIII, documento básico de la Doctrina Social de la Iglesia. Quien tenga la osadía de negarlo vive “bien” y no sabe lo efímero de su riqueza que, no pocas veces, tiene un origen basado en la corrupción, en los delitos e injusticias, generadores de malestar social.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo