martes, 7 de junio de 2016

El caos del transporte en Maracaibo

Cuando en Maracaibo, considerada históricamente la ciudad más importante de Venezuela y de América Latina, por ser pionera en ciencia, tecnología, cultura, economía, arte… A manera de ejemplos, enunciativa que no limitativa, la electricidad se dio primero en la “Tierra del sol amada”, la radio y la tv – casi primeras en esta tierra de gracia - llegamos a tener en esos momentos dos plantas televisoras funcionando a la vez, Televisa del Zulia y Ondas del Lago TV, por cierto esta última propiedad del abuelo de Angélica Vale, bellísima y talentosa mujer, que junto a Raúl González, no menos talentoso, hacen un gran programa por Telemundo: Que Noche (1); en el cine, se hizo la primera película; en ciencia, el primer trasplante de riñón… Teníamos un Lago de aguas dulces que tuve la oportunidad de disfrutarlo muchas veces (2); los servicios de agua, luz, aseo, seguridad personal y de bienes eran impecables; los colegios públicos igual (me da lástima, tristeza, de cómo está el Grupo Escolar Nacional General Rafael Urdaneta, en Sabaneta, insalubre, en ruina, en condiciones precarias…); nunca falté a una sola clase, con Maestros de vocación, de entrega, de amor por sus alumnos. Les rindo honor, entre ellos, a Elda Bermúdez de Pérez, una gran mujer, cristiana católica de excepción, mi Maestra de 5to. Grado). Teníamos una economía real diversificada en lo comercial, bancario, empresarial, agroindustrial, etc. Podría enumerarlas y como ya no hay casi ninguna de esas manifestaciones del emprendimiento zuliano. A mí me gusta hablar de la Provincia de Maracaibo porque lo del Zulia fue un invento que, no comulgo con él, aunque sea zuliano-maracucho de sepa (3).
Ese era aquel mi Maracaibo de tipo colonial, aquel de musas de Pérez, Yépez y Baralt; aquel de hospitalidad; una ciudad hermosa… Recuerdo el pitazo de La Regional e inmediatamente Don Armando Molero… ya van pa` las doce… poné los plátanos… ya está listo el fogón. Y Don Armando nos deleitaba con sus canciones, muchas de ellas, auténticas y bellas poesías.
Maracaibo fue llamada la Atenas de América que, no obstante la decisión de un autócrata de cerrarle la LUZ, ésta no se detuvo.
Podíamos recorrer la ciudad toda, sin correr riesgos de inseguridad… hasta inicios de la década del 90, donde la corrupción comenzaba sus estragos sociales y de otra índole; corrupción que ha llegado a extremos insoportables.
Esta perorata viene a colación, por la deplorable condición ecológica humana, económica, ambiental que presenta Maracaibo, de la que no escapa toda Venezuela. La corrupción campea. La corrupción impide el que haya una ecología sana.
Una buena calidad de vida se inicia con un sistema de transporte público decente, digno, económico, puntual, que esté en buen estado y no sea contaminante. No puede haber desarrollo humano integral con deplorables condiciones que presentan las unidades de por puesto y de buses, que no deberían estar en funcionamiento si no operara la irresponsabilidad populista en nuestros dirigentes, principalmente en el Gobierno en sus distintos niveles.
Los expertos en transporte exigen que se imponga, ante lo álgido del problema, que enferma a la población, junto con la situación calamitosa que “desvivimos” los venezolanos, la “prioridad del transporte público”. No puede haber desarrollo con esta precariedad, que desespera, en otras colas infamantes, a los usuarios. Veamos la realidad, que es superior a la idea, y al bla bla bla.
Yo he celebrado signos de esperanza de caminar hacia un transporte decente, con los buses que Metromara ha puesto en circulación. Le confiere dignidad al hombre y mujer de a pie. Ojalá se extienda por todos los barrios y urbanizaciones de toda la ciudad, y se castigue fuertemente al malandro o delincuentes que los destruyan.
A mí en lo personal – perdón por hablar de mí – me han echado una gran vaina: los taxistas porque cobran cauchos todos los días como valor de sus servicios que mirando al firmamento vemos que compiten con los alimentos, medicinas, servicios profesionales, etc.,  y hay que buscar un telescopio de alta precisión para alcanzar esos precios, en una economía dolarizada, menos en los salarios, pensiones y jubilaciones… (4)

(1) Nicolás Vale Quintero es el abuelo de Angélica Vale, pionero de la Radio y la Televisión Zulianos, con Ondas del Lago.
(2) Con el Lago de Maracaibo se tiene una gran deuda. Rescatarlo, sanearlo para que vuelva a ser el reservorio de agua dulce más grande del mundo, es el gran reto de un gobernante y de toda la sociedad civil, y de todos los que le han explotado para extraer su petróleo, nacionales y extranjeros. El agua dulce potable para uso humano, comercial, industrial y agro industria podría ser la continuación de ese reto para solucionar la crisis del preciado líquido. Sería un inicio de retorno a un nuevo paradigma de producción económica ecológica, diversificada y real.
(3) El nombre de Zulia fue un invento para castigar a Maracaibo. Seguiré investigando.
(4) La vaina personal es que no me voy a montar en esas pocilgas rodantes o WCs – como me decía un apreciado maestro – y los taxis quedaron fuera del alcance de mis exiguos recursos económicos de un pensionado, de uno de los millones de venezolanos que hemos sufrido el costo de la dignidad ante un régimen autocrático o dictatorial, de corte puro fascista. Esa vaina me obstaculiza mis actividades. Vivo casi en una cárcel.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo