martes, 20 de octubre de 2015

El mercado ceñido a la Doctrina Social de la Iglesia: un hombre no alienado ni oprimido

“Que feliz el hombre cuando es solidario y comparte sin ser obligado a ello”
La propiedad privada tiene una deuda o hipoteca social sobre ella y una función social que cumplir, en sintonía o en concordancia con el destino universal de los bienes que satisfagan el desarrollo humano integral y no haya hambre en la tierra.
En ese contexto afirma la Doctrina Social de la Iglesia (DSI) que se deben utilizar los bienes y servicios para la producción y el consumo. Es responsabilidad de tres actores: Mercado, Estado y cuerpos sociales intermedios.
Uso y consumo racionales debe ser máxima a cumplir en todo momento y se cuida así la tierra y el medio ambiente.
El libre mercado es un instrumento eficaz para colocar los recursos y responder eficientemente a las necesidades que, siendo infinitas y variadas no deben estar controladas por fiscales o inspectores que indiquen o impongan cuáles son. Esto atenta contra la libertad económica para producir; al igual que una caterva de controles.
Un mercado sin libre competencia no es eficaz y no permite importantes objetivos de justicia. Las ganancias mil millonarias deben ser moderadas y la justa distribución de la riqueza debe ser garantía de paz y bienestar social.
El libre mercado debe garantizar que hayan bienes y servicios en abundancia en beneficio de los consumidores. Estos deben reunirse, asociarse, para salvaguardar sus derechos. El libre mercado debe difundir informaciones de los productos y de su calidad.
Que error y desconocimiento de la verdad, con intereses crematísticos, afirmar que la Iglesia Católica no conoce de economía y no sabe de cómo combatir el hambre, la pobreza. Son los que no quieren escuchar la Palabra de Dios; los que no quieren leer y estudiar los Evangelios de Jesucristo, la Patrística – Padres de la Iglesia, entre ellos Clemente de Alejandría y su obra El valor de la riqueza – y defienden un verbo “acumular” con un cognomento “codicia” y no quieren compartir. Son los que rechazan y son enemigos de la palabra solidaridad. Que interesadamente, ven comunismo donde no existe y se complacen de tener alianzas con comunismo-capitalismo.
La ganancia no puede ser el único objetivo del libre mercado; tiene valores que transmitir a nivel social en coherencia con la lógica del mercado, orientado al bien común y al desarrollo humano integral. Si no tiene ese sentido social degenera con consecuencias inhumanas y alienantes.
La DSI quiere que el libre mercado se rija por la moral, por la ética… y no se corra el riesgo de la idolatría del mercado. Tiene límites. No todo lo resuelve el libre mercado.
La libertad económica tiene que ser regulada por un marco jurídico que la garantice; ella es solo un elemento de la libertad humana, de un hombre sujeto que produce y consume para vivir, sin alienación y sin opresión.
Bachaquear es obra o consecuencia de un Estado o Gobierno con malas políticas económicas y sólo ha generado y genera disvalores con ganancias excesivas a costa del calvario económico del pueblo que tiene que comprar productos con precios por los cielos. Bachaquear es acción de mafias que han encontrado la manera de obtener beneficios superiores a los que producen otros perversos ilícitos, el bachaqueo ha ido contra el valor trabajo en desmedro de la moral de un país.
Fuentes:
1. Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, cap. IV, III.
2.  San Juan Pablo II, Centesimus annus 34; 41; 40; 39.
3. Beato Pablo VI y su Octogesima adveniens, 41 .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo