martes, 19 de noviembre de 2013

La solemnidad en radio mensaje de Pío XII

Sólo Jesucristo puede convencer de que la verdadera salvación y felicidad duradera para los individuos como para los pueblos está en la verdad enseñada por Jesucristo (Radio Mensaje 2).
Con valentía, digna de encomio, el 1 de junio de 1941, el Papa Pío XII se dirigía al mundo para celebrar los 50 años de la encíclica Rerum Novarum. Y lo afirmo de esa manera, porque, en medio de la Segunda Guerra Mundial, había que tener valor para pronunciar ese mensaje, que se ocupaba, al igual que la Rerum Novarum y la Quadragésimo Anno, de León XIII y Pío XI, respectivamente, del llamado problema social y las causas que lo generaban.
La Solemnidad a la que se refiere es la de Pentecostés y el ámbito donde se pronuncia, es la plena guerra mundial con tres ejes o partes en conflicto: Roma-Tokio; Francia, Inglaterra, Rusia y luego Estados Unidos. Alemania, con Hitler a la cabeza, era el enemigo a vencer.
Decía, al inicio de su intervención, que “con verdadera complacencia nos servimos el día de hoy de medio tan maravilloso – la Radio – para llamar la atención del mundo católico sobre un acontecimiento digno de esculpirse con caracteres de oro en los fastos de la Iglesia, de la publicación de la encíclica social fundamental Rerum Novarum de León XIII, del 15 de mayo de 1891”.
Reafirmaba el deber y el derecho de la Iglesia en intervenir en el llamado problema social dado que el mismo tiene un conjunto de aspectos morales que no son ajenos al fin de la Iglesia por ser ella la portadora de la revelación divina.
Pío XII desarrolla una doctrina nueva al abordar el uso de los bienes materiales que, habiendo sido creados por Dios, deben estar distribuidos de tal forma que lleguen a todos los hombres, de acuerdo con la justicia y la caridad. La propiedad privada – que el Sumo Pontífice  reafirma – es un derecho sometido a ese derecho primordial y el Estado tiene el derecho y la obligación de intervenir para garantizar esa distribución para todos los hombres.
Afirmaba, con meridiana claridad, que la verdadera riqueza de los pueblos no está en la producción y posesión de la cantidad de bienes que poseen, sino que los mismos, muchos o pocos, estén distribuidos de tal forma que cumpla con el principio de que los bienes han sido creados por Dios para todos.
El trabajo viene a ser el medio para entrar en posesión y uso de los bienes materiales. El Estado ha de velar por el bien común, siempre que sus verdaderos protagonistas no realicen los fines que tiene el trabajo, para dignidad del trabajador, de su manutención y de su familia.
Los católicos desarrollan su obligación y derecho a intervenir en la construcción temporal y material de la sociedad humana.

Cuando en 1958, el Papa Pío XII falleciera, Golda Meir (Ministro de Asuntos Exteriores de Israel) dijo de él lo siguiente: “Compartimos el dolor de la humanidad… Cuando el terrible martirio se abatió sobre nuestro pueblo, la voz del Papa se elevó a favor de sus víctimas… Lloramos la muerte de un gran servidor de la paz”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por comentar.
Juan Manuel Estrada
Webmaster
Escritos en el Tiempo